Un latido, un propósito.

1000074258

En la vasta orilla del amor no correspondido, donde el corazón suspiros solitarios ha tejido, reposan los anhelos que no pueden ser, susurros silenciosos que nadie puede ver.


En las sombras de la noche, el alma llora, anhelando un amor que nunca llega, que evapora, se desvanecen los sueños en la bruma del olvido, mientras los latidos del corazón quedan heridos.


El corazón late con fuerza, esperanzado, anhelando respuestas en un abrazo anhelado, pero el destino juega a su antojo con pasión, y los sentimientos fluyen en desolación.


En cada mirada y en cada sonrisa falsa, se ocultan secretos que el corazón no alcanza, un amor no correspondido, un sueño desvanecido, donde los latidos susurran un dolor escondido.


En cada palabra no dicha y cada gesto ignorado, se esconde el peso de un amor no compartido, un corazón que late en soledad y desesperanza, en las profundidades de una pasión sin esperanza.


Pero, a pesar de las lágrimas y el sufrimiento, el corazón resiliente busca un nuevo aliento, navega por mares de ilusiones no cumplidas, en busca de un amor que al fin corresponda su vida.


En la poesía de los sentimientos no correspondidos, se encuentra la belleza de amores no vividos, y aunque el corazón sangre en su desconsuelo, siempre habrá esperanza en el amor sincero.


Así que no temas al amar en toda su intensidad, aunque parezca que el destino juega en tu contra, pues en algún rincón del universo, en la eternidad, un corazón correspondido espera con ansia tu alma franca.


Ama con profundidad, no es el pecado ni el error más grande cometido. Es vida, es propósito, es anhelo.

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante