¿México es el único país que celebra a los muertos? La conmemoración de los muertos en el mundo

qing ming festival beijing 2019 1

En mi opinión, los Días de Muertos son la celebración que reúne lo mejor de la cultura mexicana. Se vuelve en un gran recorrido del folclor nacional, donde se exhiben suculentos platillos de nuestra gastronomía, grandes ejemplos de la creatividad artística, la religiosidad que está viva en el pueblo, todo esto con el noble fin de recordar a nuestros seres queridos que ya se nos fueron. Pero esta costumbre no se trata de algo exclusivo de los mexicanos, sino que se trata de una celebración universal en la que todos los pueblos del mundo que es parten de un rasgo característico de la humanidad.

Uno de los detonantes para el desarrollo de la identidad humana es en la conciencia que se tiene de la muerte, al saber que la vida tiene fin ha dado lugar a una serie de comportamientos que determinan el curso de sus destinos y que le dan su respectiva individualidad. A lo largo del tiempo, las primeras sociedades han intentado de explicar cuál es el destino de los difuntos, hacia donde van, pero a la vez dan el consuelo de la existencia de otra dimensión en la que llegan las almas de los muertos y la que cada cierto tiempo otorga la posibilidad de volver a contactarse con ellos.

Dentro de la dinámica cosmogónica en que funciona el mundo, los diferentes pueblos le han otorgado el papel a los muertos como protectores de los vivos frente a las fuerzas sobrenaturales, estos se encargan por velar por el bienestar de los vivos intercediendo para asegurarles la manutención y pervivencia de sus comunidades. Es así que las religiones le han dado un sentido práctico al recuerdo de los muertos al ponerles su lugar como vínculo entre lo mundano con lo sagrado, por lo que es importante celebrarlos para contar con su protección sobrenatural frente a los azares del destino.

A mediados de agosto, Japón disfruta de las celebraciones del O-Bon en la que las almas de los muertos, tanto los que están en el cielo como en el infierno, regresan a la Tierra para volver a ver a sus seres queridos montados en berenjenas en lugar de caballos. Además de las visitas a los cementerios y los arreglos de las tumbas, los japoneses disfrutan de una serie de festivales culturales en los que celebran el regreso de los espíritus en la tierra.

En China es a principios de abril en que tiene lugar el Qingming, donde los deudos visitan el cementerio para dejar ofrendas de alimentos e incienso. También tiene lugar la celebración al Emperador Amarillo, quien es la figura mítico-histórica al que se le atribuye la creación de la civilización china, desde la agricultura, el sistema de gobernanza e incluso el calendario. No por nada, el origen de esta celebración tiene que ver con el enaltecimiento de la figura del emperador como vinculo de los dioses al igual que los muertos.

La India le rinde culto a sus muertos alrededor del mes de septiembre que corresponde con el mes de su calendario lunar conocido como Pitri Paksha. Para ellos, los muertos residen en el reino Pitrioka que esta entre el cielo y la tierra que es presidido por el dios Yama. En este reino solo viven los espíritus de tres generaciones, en los que pasado ese tiempo trascienden a otro plano, por lo que su celebración solo se limita para esos muertos (particularidad que comparte en cierta forma con la tradición mesoamericana).

Cada pueblo africano tiene su correspondiente creencia sobre el destino de los muertos y por lo cual cada uno tiene una celebración diferente, no es lo mismo la creencia de los pueblos bantú del Congo a la de los dogon de Mali. Y esto se complica con los diferentes procesos de aculturalización que han sido sujetos por siglos de las diferentes religiones monoteístas como el cristianismo y el islam, pero no se ha perdido el lugar que tienen los muertos en el plano espiritual al que los vivos siempre tienen que guardarles respeto ante el temor de que los maldigan o que causen sequias que comprometan la sobrevivencia del pueblo.

El mundo musulmán también le otorga su lugar a la conmemoración de los difuntos con el Jueves de los Muertos o Khamis al-Asrar que se celebra el jueves anterior a la celebración de la Pascua y en donde además de ofrendar comida a los muertos, se comparten con los necesitados y se llevan huevos pintados. Se cree que esta costumbre pudo ser originada por la convivencia con las comunidades cristianas de Medio Oriente, por lo que su vinculación con la Pasión de Cristo es muy plausible.

Si bien la tradición mexicana cuenta con un antecedente en los cultos mesoamericanos, tiene su base principal en el legado europeo que fue nutriéndose de las tradiciones autóctonas que dio lugar a un desarrollo embrionario. El desarrollo histórico del país con sus correspondientes cambios ideológicos fue forjando el calendario religioso y será en el siglo XX cuando el día de muertos será transformado al intentar desvincularlo de su origen católico y fortalecer el discurso nacionalista ligado con lo indígena, proceso que iremos analizando en las siguientes publicaciones.

Gracias por su atención y los espero en la siguiente lectura

Federico Flores Pérez

Referencias:

Nippon.com

Revista Confucio no. 42

Detechter.com

Historia de África

Paginas árabes.

Imagen: Celebracion del Qingming en Beijing China, 2019. Fuente: https://www.thebeijinger.com/blog/2018/04/02/qingming-festival-what-it-and-how-celebrate-it

qing ming festival beijing 2019 scaled

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante