Manuel Abad y Queipo y su visión social del virreinato

abad y queipo 1

Un antagonismo difícil de adivinar en el pensamiento político del imperio español lo podemos apreciar en la corriente liberal española, la cual a principios de siglo XIX estaba ganando adeptos en la península y que veían en el pensamiento absolutista de los Borbones un peligro para los reinos de ultramar, los cuales vivían de primera mano la decadencia del imperio español ante una Gran Bretaña que le pisaba los talones y a la Francia napoleónica que estaba a punto de irrumpir en Europa. A pesar de ser los principales impulsores de otorgarles una mayor autonomía a los virreinatos o incluso incentivar la formación de una confederación hispánica, eran muy recelosos de los nacientes movimientos criollos y sus propuestas de participación política en la monarquía, queriendo así acaparar la toma de decisiones para la resolución de los problemas que iban erosionando la presencia española en América.

Uno de los representantes de este pensamiento y que jugaría un papel controvertido en la historia fue el clérigo Manuel Abad y Queipo, asturiano nacido en 1751 y avecindado en la Nueva España desde 1784, fue testigo de cómo las imposiciones fiscales de la corona iban deteriorando las condiciones de vida de los novohispanos, mostrando una postura en contra de medidas como la consolidación de Vales Reales de 1804 o las que pretendió aplicar la Junta de Sevilla de 1809, siendo uno de los principales impulsores de la necesidad de un cambio en las relaciones entre las posesiones americanas con la metrópoli pero siempre guardando la lealtad al rey. Durante muchos años sirvió como funcionario eclesiástico en el Obispado de Michoacán, ganándose la fama de ser un miembro muy competente en los diferentes puestos que ocuparía, carrera que lo fue encumbrando para ocupar el puesto de obispo el 22 de mayo de 1810, que por los conflictos suscitados posteriormente no recibiría la bula papal para confirmar su elección.

En sus 20 años de servidor público, le permitió conocer la forma en que tanto la iglesia como el gobierno virreinal de Michoacán y de otras intendencias, dándole una idea general de la problemática novohispana, perteneciendo a un selecto grupo de clérigos muy críticos a la forma en que se iban administrando los recursos. Sobre sus propuestas estaba la de abolir el sistema de alcabalas que frenaba el comercio interno por el constante pago de impuestos a la circulación por cada intendencia por la que pasaban, siendo partidario del libre comercio, así como la liberación de la carga fiscal para los comerciantes y labradores de Valladolid que para ese momento ascendía al 10% de sus ganancias. Si bien apoya el mantenimiento de las prerrogativas de los miembros de la Iglesia, ve que tanto el papel del rey como del Estado mismo estaba por encima de las autoridades eclesiásticas, viendo la necesidad de poner en la toma decisiones sobre las acciones que deberían de seguir en lo social, pero sin desdeñar el trabajo de la Iglesia.

Su pensamiento político plantea una crítica a las desigualdades sociales existentes en el virreinato, veía como la división entre criollos, mestizos e indios habían ganado diferentes prerrogativas en relación con los servicios que prestaban, pero en los últimos años los criollos se estaban apropiando de las tierras y esto causaban resentimientos en esas castas. El papel que tenía que jugar la iglesia era la de nexo entre las diferentes castas, ya sea en su papel espiritual y en el mantenimiento del orden virreinal junto con todos los derechos y privilegios de cada sector social, razón por la cual era partidario del mantenimiento de los privilegios del clero como elemento que aglutina las diferentes clases sociales de los territorios novohispanos, dándole el mismo lugar de importancia que la monarquía.

Una forma en que proponía el mantenimiento de esta división sin caer en los perjuicios en que se estaban cayendo era la división de las funciones económicas, asignándole a cada casta un medio productivo a desempeñar para que cada una tuviera su papel en la sociedad sin que hubiese el riesgo de abusos de una hacia otra, siendo considerado uno de los primeros partidarios del utilitarismo. Cada uno de estos sectores tienen el compromiso de ir progresando para poder asegurar la estabilidad de la sociedad, por lo que ve en la inversión continua la solución del estancamiento económico, en cambio el ahorro lo ve como algo fortuito y no como una meta. Los monopolios otorgados por la corona los ve como un freno importante para el desarrollo al ir restringiendo la variedad de productos consumidos y por el considerable aumento de los impuestos, estos males los atribuye al desconocimiento que se tiene en la península de la realidad americana y como sus medidas estaban deteriorando el equilibrio que se había mantenido.

Otro de los problemas de la economía novohispana lo veía en el monetario, ya que existía una demanda por acceder a préstamos y había una plena confianza entre acreedores (la Iglesia) con los deudores, pero el déficit comercial existente y el ahogo de los impuestos representaba una limitante para poder solventar las necesidades de efectivo, debilitando la posición socioeconómica y social de los individuos, parte de la crítica a las medidas implementadas en 1804. La opinión de Abad y Queipo trataba de presentar una alternativa con la cual trataba de adaptar el modelo del “antiguo régimen” con las necesidades modernas, manteniendo las mismas estructuras sociales, pero dotándolas de un nuevo papel en lo económico, algo donde los dictados de Madrid no podían contemplar ante el desconocimiento real de las necesidades de los reinos de Indias y que estaban generando el deterioro del orden para finalmente derivar en las insurgencias.

Gracias por su atención y los espero en la siguiente lectura

Federico Flores Pérez

Bibliografía: Pablo F. Luna. Sociedad, reforma y propiedad: el liberalismo de Manuel Abad y Queipo, fines del siglo XVIII-comienzos del siglo XIX, revista Secuencia no. 52

Para más contenido histórico o para opinar del tema, visita la página de Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=100064319310794

Si te gustan los artículos, leer mas de los publicados en el blog y apoyar al proyecto, vuélvete un asociado en la cuenta de Patreon: https://www.patreon.com/user?u=80095737

Únete a Arthii para conocer a mas creadores de contenido siguiendo este enlace: https://www.arthii.com?ref=antroposfera

Imagen:

Izquierda: Anónimo. Mapa del Obispado de Michoacan, 1801.

Derecha: S/D. Retrato de Manuel Abad y Queipo.

abad y queipo

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante