Las propuestas autonomistas de la corte.

conde aranda 1

No todos en la corte de ministros del rey estaban de acuerdo con la dirección que los monarcas esperaban dirigir al imperio hacia la modernidad. Había unos cuantos que guiados por su intuición vieron que los territorios americanos podían gobernarse asi mismos sin perder el vínculo con la península, poniéndola a esta en un puesto más simbólico. Curiosamente una de las primeras propuestas al respecto dataría del siglo XVI de la voz de fray Toribio de Benavente Motolinia, que haciendo una analogía al imperio de Alejandro Magno debía de proceder de la misma manera.

Pedro Rodríguez de Campo manes fue el ministro de hacienda de Carlos III, ante la situación de las Américas propuso varios proyectos autonómicos como los de constituir a Guatemala y a la Nueva Vizcaya como virreinatos independientes de la Nueva España, idea que no prospero. Si bien Campomanes mantuvo la idea de que los puestos altos de gobierno fueran mantenidos por los peninsulares, propuso que los americanos participasen de lleno en las decisiones tomadas en España con la idea de ir formando “un solo cuerpo de Nación”.

Sin duda el que encabezaría la postura autonomista de los dominios de ultramar fue Pedro Pablo Abarca de Bolea y Ximenez de Urrea, X conde de Aranda. Nacido en el reino de Aragón y con la experiencia que tendría su familia que vivió la perdida de los fueros aragoneses más las ideas de la Ilustración, el conde trataría de influir en Carlos IV para convencerlo de que la perdida de esta autonomía, provocaría un malestar que podía desembocar en el desmembramiento del imperio

Para esto, propuso que se mandasen a los príncipes a gobernar directamente sobre los reinos americanos para que estos lograran una independencia sin romper el vínculo con España, que quedaría como cabeza del imperio. Vio que la existencia de gobiernos fuertes locales, traería una mayor eficiencia para el mejoramiento administrativo de los reinos, y que además ayudaría a formar aliados que ayudarían a España tanto en su crecimiento económico en el intercambio comercial como en su lucha contra sus enemigos externos

Esta idea se vio fortalecida por la independencia de Estados Unidos que fue apoyada por la misma España bajo el proyecto de su rival el Conde de Floridablanca. Vio que la ineficacia de gobernar territorios tan grandes, despoblados y distantes provocaría una oportunidad en la joven nación de arrebatar estos territorios con suma facilidad (lamentablemente todas sus predicciones se cumplieron).

Tanto el cómo políticos ilustrados como Montesquieu daban a América una importancia mayor que a la propia península, a la que la llegaron a considerar como accesoria, por lo que el conde de Aranda tenía la idea de que se tendrían que fortalecer políticamente para poder hacer frente a los retos que representaron los cambios geopolíticos en el continente.

La propuesta incluía la formación de tres reinos, el de México, Perú y Costafirme, quedando solamente las islas del Caribe bajo la administración directa de España. Para asegurar la unión dinástica, los reyes tenían que casarse don las infantas del emperador asegurando con el vínculo de sangre la alianza. A pesar de las ventajas que ofrecía el plan del conde de Aranda, no fue del agrado del rey y de sus ministros, siendo Manuel Godoy quien movería sus piezas para provocar la caída del conde.

Gracias por su atención y los espero en la siguiente lectura

Federico Flores Pérez

Bibliografía: Rafael Estrada Michel, Monarquía y Nación, entre Cádiz y Nueva España

Imagen: Ramón Bayeu, El Conde de Aranda, 1769.

conde aranda

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante