La muerte y la laicidad del siglo XIX

dia de muertos xix 1

El nuevo proceso de centralización que fue llevado a cabo por parte de los Borbones represento un cambio en todos los ámbitos de las sociedades de la monarquía hispánica, ya que no solo fue un ataque contra las elites locales, sino también fue una lucha de poder contra la iglesia de la cual no estaba dispuesto a permitir que fuera un poder alterno al estado. Uno de estos cambios fue el tema de quitar a la iglesia el control sobre los muertos al impedir que se siguieran enterrando en los terrenos del templo y que represento un cambio en el ceremonial fúnebre, pero no solo eso, también llevo una cruzada contra algunas ceremonias que se consideraban exageradas y no propias del dogma, intentando quitar el barroquismo de la vida pública. Este impulso ilustrado será retomado por los políticos liberales de la nación independiente.

Al igual que lo ocurrido en la Europa medieval, el pueblo quiso hacer propia la ceremonia imitando a pequeña escala el ceremonial eclesiástico, reproduciendo con los alfeñiques y la panadería de la temporada las reliquias a las que se rendían culto en la fiesta de Todos Santos, ni que decir que la impresión que dejaron los túmulos mortuorios los llevo a que los hicieran a una escala menor, pero con la misma riqueza de sus contrapartes clericales. Poco a poco, la confitería popular se fue haciendo más creativa al crear una serie de juguetes de alfeñiques que fueron otorgándole un tinte más lúdico, y la recreación de los túmulos dieron como origen a las ofrendas que dejaron de ser las mesas donde se pasaban a dejar los alimentos a adquirir la forma piramidal que conocemos, costumbre que se afianza con la decadencia del culto a las reliquias.

Los puestos de dulces de la temporada que se instalaban en las afueras de las iglesias se convirtieron en un verdadero espectáculo para los transeúntes, siendo la más especial los que se instalaban en la Plaza de Armas de la ciudad de México que vestían de blanco los portales de los edificios que la rodeaban y que era objeto de las visitas de todos los sectores de la sociedad. Esta tradición perduro en buena parte del siglo XIX con los correspondientes altibajos que representaron la invasión estadounidense o las guerras de Reforma, pero fue en el Porfiriato en que con la excusa de dar más orden a la plaza se decide trasladar los puestos a la Alameda en 1879, aunque permitieron el regreso de los puestos doce años después, pero el perfil mercadológico e industrial que le dieron a su regreso hizo que la tradición muriera con una burguesía que no le interesaba las diversiones del pueblo.

Fue en el año de 1844 cuando se estrenó uno de los símbolos del día de muertos, la puesta en escena de Don Juan Tenorio obra del dramaturgo español José Zorrilla que resulto en un gran éxito, el ambiente fúnebre que relata la obra hizo que con el tiempo se pasara a representar en las cercanías de la celebración. Fue en los años del gobierno de Maximiliano que se le dio un impulso al contratarse actores extranjeros para su puesta en escena, llegando a hacerse giras en los principales teatros de la capital. Para 1900, la obra logra que sea representada en todos los sectores sociales en las cercanías de los Días de Muertos, haciéndose su presencia indispensable para la temporada.

Fuera del ambiente festivo, el ambiente de estas fechas estaba focalizado en las visitas a los panteones y los llamados a misa por parte de las iglesias. En las tumbas se dejaban las típicas flores de cempasúchil que las decoraban, sumado a los retratos de los difuntos que los rememoraban en vida. Y uno de los hábitos que se tenían, sobre todo las clases bajas, era la de comer y embriagarse en las tumbas, costumbre que tanto el gobierno virreinal como el republicano trataron de suprimir, pero ninguno con éxito.

Es así que en la necesidad de dar más racionalidad a todos los aspectos de la vida cotidiana se quiso acercar más al dogma durante las últimas décadas del virreinato al querer despojarla de muchos de sus rituales que se consideraban como supersticiones. Este espíritu racional fue heredado por los primeros intelectuales del México independiente, que también prosiguieron con la lucha en contra de los monopolios de la iglesia que impedían que se lograra establecer un orden. La derrota de esta en los diferentes conflictos bélicos que encabezo en contra de los liberales hizo que estos fueran limitando muchas de las costumbres que se llevaban a cabo en el calendario religioso, incluyéndose los Días de Muertos en que se empezó a limitar las campanadas que caracterizaban a estas fechas o el culto a las reliquias que implicaba el día de Todos los Santos. Fue así que se empieza a despojar a estas fechas de sus fines religiosos en favor de las costumbres populares entorno a ellas, empezando los estudiosos a buscar en las celebraciones de muertos de la época prehispánica una raíz alternativa que la alejara de su vínculo con sus enemigos. Este objetivo daría sus frutos en el siglo XX cuando los gobiernos revolucionarios le logran dar su identidad nacionalista.

Gracias por su atención y los espero en la siguiente lectura

Federico Flores Pérez

Bibliografía: María del Carmen Vázquez Mantecón, 1 y 2 de noviembre en la Ciudad de México, 1750-1900, revista Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México no.49 UNAM.

Gracias por su atención y los espero en la siguiente lectura

Federico Flores Pérez

Bibliografía: Rafael Estrada Michel, Monarquía y Nación, entre Cádiz y Nueva España.

Para más contenido histórico o para opinar del tema, visita la página de Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=100064319310794

Si te gustan los artículos, leer mas de los publicados en el blog y apoyar al proyecto, vuélvete un asociado en la cuenta de Patreon: https://www.patreon.com/user?u=80095737

Únete a Arthii para conocer a mas creadores de contenido siguiendo este enlace: https://www.arthii.com?ref=antroposfera

Imagen: Costumbres del día de muertos, tomado de Yzaguirre del El Mundo, 1895.

dia de muertos

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante