José Guadalupe Posada, el dibujante de la muerte o el artista de la patria

Catrina Posada 2

Uno de los pilares sobre el que descansa la actual mitología del Día de Muertos es sin duda este genial artista hidrocálido cuya imaginación ha logrado ganarse un lugar en el corazón de los mexicanos. Es inimaginable que sería de esta celebración sin el arte que hizo este artesano del grabado, ya que cosa curiosa, en su momento su trabajo no se consideraba arte como tal y era más que nada un oficio.

Nacido en 1852, se sabe muy poco de la vida de José Guadalupe Posada y también de su obra previa a su llegada a la capital, ya que empezó a trabajar como grabador desde los 19 años laborando en diferentes estados. Como no dejó un control de su obra, se desconoce cuántos trabajos hay de él, ya que laboró para diferentes medios, desde la ilustración de libros, periódicos y volantes. A su llegada a la capital, entra a trabajar en la imprenta de Antonio Vanegas Arroyo donde elaboró buena parte de su obra conocida.

Sus grabados sirvieron para ilustrar diversas notas de los periódicos y volantes que se publicaban, ya que en esa época era impensable que las notas se pudiesen ilustrar con fotografías, por lo que podemos ver en su trabajo desde ilustraciones de nota roja, noticias fantásticas de aparecidos o poseídos (en esa época el periodismo era mucho menos riguroso) y caricaturas políticas. Su trabajo dependía en buena medida de los periodistas quienes mandaban a elaborar las ilustraciones de sus notas, que son los que le daban el visto bueno para ser publicados. Pero serían sus grabados que sirvieron para ilustrar las calaveras satíricas que se publicaban en las vísperas del Día de Muertos por lo que sería reconocido, pero no en su tiempo ya que sus dibujos solo servían para ilustrar publicaciones de un solo uso.

A pesar de ser un grabador reconocido, muy pocos periodistas, escritores y trabajadores del medio hablaban de él, por lo que incluso los detalles de su vida en la capital permanecen en la penumbra. Solo se sabe de un obituario por la muerte de su hijo Juan Sabino en 1900, o que en 1908 se ganó 100 pesos de la lotería. Su muerte provocada por su alcoholismo el 20 de enero de 1913 paso desapercibida por el medio sin que se hiciera ningún homenaje, incluso por la falta de dinero fue enterrado en una fosa común del Panteón de Dolores. Curiosamente, el grabado de La Garbancera o la Catrina como se le conoce fue su obra póstuma y se publica en noviembre de ese mismo año.

A diferencia del mito nacionalista que quiere asociar a la obra de Posada como sucesor del arte indígena, tiene poco que ver con la tradición prehispánica, ya que lo que se conoce de su cosmovisión de la muerte tiene muy poco que ver con la sátira y es un hecho triste y solemne. En cambio, tiene más que ver con la visión de la muerte europea como la redentora y justiciera de la humanidad que fue vencida por Jesús al resucitar, y que por el afán puritano del siglo XVIII fue expulsada del ceremonial católico, en cambio, logro tener un gran arraigo en el pueblo que se manifestó a manera de juego en los alfeñiques y que siguió teniendo presencia en el arte popular.

Alejado de todo circulo artístico del Porfiriato, su obra parecía estar condenada al olvido de una sociedad que no apreciaba el arte popular. Sin embargo, el nuevo orden que surgió con la revolución que tenía un enfoque más popular contrario al elitista viejo régimen supo apreciar el valor de su trabajo y se encargó de reivindicarlo, y a la vez distorsionado por los intereses del estado posrevolucionario. Esta tendencia empieza con la publicación de del texto “Un precursor del arte moderno: el grabador Posadas” de Jean Charlot, pintor francés perteneciente al círculo cercano a Diego Rivera lo que despierta el interés de los intelectuales por sus grabados. En 1930 se publica en la revista Mexican Folkway una monografía de su obra editada por el también pintor Pablo O’Higgins y Blas Vanegas Arroyo con una introducción de Diego Rivera.

A partir de ahí se le irán sumando elogios por parte del mundo artístico que se dedicarán a escribir reseñas de su obra, llegando a la cima en 1943 con el primer homenaje a 30 años de su muerte en el Palacio de Bellas Artes. Es de la mano de Diego Rivera y el grabador Leopoldo Méndez que surge el mito del Guadalupe Posada revolucionario crítico del sistema porfirista al que ataca desde sus caricaturas satíricas. Será el pintor guanajuatense quien transformara a “La Garbancera” en “La Catrina” en su mural para el Hotel del Prado “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central” a quien pone como figura protagónica en el centro de la mano del mismo Diego niño representando la decadencia del antiguo régimen, cuando en realidad representaba a las personas de clase baja que se sentían de la alta.

Su legado sirvió de base para la creación del Taller de la Gráfica Popular presidida por Leopoldo Méndez, donde se creó una importante obra propagandística del régimen de la revolución donde se exponía sus beneficios frente a los enemigos del pueblo. El crea la versión del Posada enemigo del porfirísmo, cuando en realidad satirizo por igual a Porfirio Díaz como a Francisco I. Madero, Pancho Villa y a Emiliano Zapata sin ningún perfil ideológico, ya que seguía las instrucciones de sus editores que le compraban sus grabados.

Fue así que por medio de verdades a medias se logró rescatar su legado del olvido y se ha convertido en uno de los referentes de la cultura mexicana por excelencia y que sirvió para darle identidad al nuevo concepto que se quería del Día de Muertos de la Revolución.

Gracias por su atención y los espero en la siguiente lectura

Federico Flores Pérez

Bibliografía: Agustín Sánchez Gonzales, Posada. La construcción de un mito, revista Relatos e Historias en México no. 68.

Para más contenido histórico o para opinar del tema, visita la página de Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=100064319310794

Si te gustan los artículos, leer mas de los publicados en el blog y apoyar al proyecto, vuélvete un asociado en la cuenta de Patreon: https://www.patreon.com/user?u=80095737

Únete a Arthii para conocer a mas creadores de contenido siguiendo este enlace: https://www.arthii.com?ref=antroposfera

Imagen: José Guadalupe Posada, La Garbancera, 1913

Catrina Posada 3

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante