Un proceso no es el fin de tu vida

Los momentos más difíciles es cuando pasamos una prueba, sea una enfermedad, la perdida de un ser querido o una situación económica fuerte, somos buenos para ayudar al prójimo, darle un poco de fe y hacerle saber que con Dios todo es más llevadero, pero que sucede cuando es uno que pasa un proceso, no sabemos que decirnos ni que hacer, no tenemos fuerzas y mucho menos palabras de aliento cuando se trata de nosotros, pero si hay una solución y es Dios, cuando no sepamos que hacer, busquemos arrodillarnos delante de la presencia de Dios, los problemas no se iran y tal vez la prueba dure un poco más, pero tienes la convicción de que nuestro Señor estará con nosotros en todo momento. 

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante