Un desamor. 

Alguien llegó a mi vida con una ilusión, ser amado.

Llegó pareciendo todo lo que alguna vez soñé. Atento, cariñoso, comprensivo, halagador, con ganas de hacer cualquiera de las estupideces que yo quisiese.

Lo amé, lo amé tanto que incluso dolía amarlo. Él también me amó, o al menos, lo aparentaba bien. Lo hice feliz, me hizo feliz, lo escuché y él también a mí. Parecía que cada día estábamos más complementados con el otro.

Pero cómo toda buena historia de amor llega el momento del quiebre. Dónde lo idealizado da paso a la realidad. La realidad te cae cómo un balde de agua fría en pleno invierno. El hombre que estaba a mi lado ya no era un príncipe sacado de cuento, era un alguien vil y deplorable que solo usaba mi amor, que solo me alimentaba de un falso amor aprovechándose de lo débil que era y del cariño que necesitaba.

Ahora les pregunto, ¿Lo han vivido también? ¿Lo han sentido? Yo sí y duele… pero no guardo rencor, al menos trato de no hacerlo.

Sigo creyendo que algún día seré feliz, o que algún día encontraré mi propósito. Mientras tanto, trato de comprender por qué la vida nos hace esto. Por qué nos ilusiona y, sobre todo, ¿Cómo es posible que podamos soportar tanto dolor?

Algunos lo maquillan diciendo que las mujeres tienen esa capacidad de aguantar luto dentro de la relación, y puede que sea verdad. Pero, a final de cuentas, todo comienza cuando idealizamos tanto a alguien que no vemos la verdad de las personas.

Un desamor ahoga, acaba y es capaz de volver cenizas a las personas. Más cuando viene ligado a mentiras y engaños cómo en la mayoría de las ocasiones. Ahora solo sonrío ante la vida, ante las cosas que ha traído luego de ese desamor que quedó grabado en mi ser para toda la vida. Pero hay días en los que es inevitable para mí poder sentirme completa, cómo si su recuerdo siguiera acechando en mi mente.

Pero esto es así, día a día, semana a semana, sanando las heridas que una persona idealizada ocasiona en nosotros.

Recomendado1 recomendación

Publicaciones relacionadas

Culpa

Muchas veces no interpretamos como sentirnos cuando alguien nos dice que fuimos los causantes de algún problema, a veces simplemente quedamos en silencio mientras corrientemente…

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante