Tocando fondo

¿Cuál es el momento que supe que estoy rodando fondo? Aquí y ahora un miércoles a las 12:42 del mediodía buscando a mi hija de su colegio, que no deja de gritar tras de mí porque quiere bajarse del auto y yo borracha, con solo una botella de 500 mls de Vodka con jugo de ananá, claro la rapidez de la acción del vodka en mi sangre se debe a mi falta de alimentos en mi estómago, y la cantidad impresionante de cigarros fumados en el transcurso de 45 min. Vomité en el estacionamiento recobrando fuerzas para subir al departamento que me aloja, que ni siquiera es el mío sino de mi suegra que incansablemente dispone de mi tiempo, llévame aquí, allá, haz esto lo otro, y yo fuera de mí, ejerciendo los mandatos de forma automatizada y sin querer volver jamás a esas paredes que oprimen mi libertad.

Soy el oso de circo enjaulado, soy… No sé quién soy, tengo este alma bohemia que quiere resurgir a gritos y de la peor manera, con gente que me dice que debo poner los pies sobre la tierra, que debo madurar, que tengo 2 hijos a quien les debo mi vida. Y es verdad, les debo mi vida a mis hijos y son lo único que me ha mantenido en esta tierra, por ellos es que aún no ejecuto la idea que tanto me seduce, la idea de irme de este Mundo para acabar con el más profundo de los sufrimientos. Pero cada vez que tomo la decisión y digo hasta aquí llego, están ellos y me pregunto ¿Qué será de sus vidas sin mí? ¿Qué trauma tan profundo les causaré que expresarán en su adultez? 

Y mi hija aún continúa haciendo música con sus alaridos mientras yo escribo estas líneas abyecta del mundo que me rodea, en mi embriaguez y depresión, un instante de lucidez, que se grabará en la memoria del ser más preciado para mí…

Necesito un salvavidas, necesito saber que se puede salir, necesito ver el sol…

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante