Septiembre 2023

Estoy sentada en la cama de mi nueva casa. Escucho absolutamente todo lo que sucede a mi alrededor, hay un perro ladrando y mi mamá camina de un lado a otro. No hay muchos lugares a donde ir, pues, la casa es pequeña y aunque cada una tiene su espacio, la privacidad o intimidad casi ni existe. Cuando paso todo el día en mi casa, mi mamá pasa varias veces por mi cuarto solo a ver que estoy haciendo. Más temprano entró para ver sí podía poner un gancho para colgar ropa en la puerta. Eso me molesta, siempre digo ¿Qué necesitas? a modo de enojo o pregunta para que se vaya rápido.

Pero no empecé a escribir por eso, sino para expresar algunos sentimientos que estoy viviendo y que se “despertaron” cuando terminé la última temporada de Sex Education.

Las palabras de Jean, la madre de Otis, resonó en lo que estoy pasando este último tiempo. Ella aconseja vivir y aceptar nuestras emociones, porque cuando uno las retiene terminan por convertirse en amargura. Y creo que tiene razón, eso explica porque en mayo, las cosas comenzaron a cambiar con una persona a la que quiero y admiro mucho.

Supongo que hoy no les contaré sobre ella, porque me cuesta hacerlo un domingo a la medianoche. No quiero caer en llanto y bajones momentáneos. Pero les aseguro que no tardaré mucho en contarles sobre su vida y el rol que ocupa en la mía. 

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante