NO ES PARA TI

images 8

Sin ninguna brisa auxiliadora

el bochorno de cierta tarde la hacía insoportable

con el sopor, mis párpados poco a poco

fueron cerrándose pesadamente

en algún momento un mancebo de túnica resplandeciente

esbelta anatomía y fino el rostro de alabastro

apareció cuando tal vez me hube desmayado

seriamente sin embargo me extendió su mano

la cual tomé mirándole extasiada

era tibia y suave como piel de armiño

a mi alrededor nada más había

el sopor, la incomodida anterior habíase esfumado

y sin pensarlo le seguí el paso

la ingravidez de mi cuerpo me hizo pensar en en algo bello

entonces miré correr un río de aguas calmas

tan pulcro, tan transparente cual si fuese recién creado

sus orillas bordeadas por multitud de flores

cuyo aroma ninguna flor terrena rivalizaba

en su inTerior coloridos peces jugueteaban dando bricos

y pensé, si acaso podria yo detenerme un poco en tal remanso

Mi guía, al verme tan deleitada aclaró:

“Los ideales de almas generosas

que olvidádose de sí se sumergen por amor en aguas turbulentas

aquí desembocan impregnando el espacio con la bondad

contenida en sus anhelos más profundos

pero no, mujer ilusa, éstas aguas no son para ti”

Nos introducimos a la espesura de un radiante bosque

los pájaros cantaban como en coro

alguna sublime partitura

El follaje lo cubría todo mas la luz irradiaba

como si la claridad proviniera de las mismas hojas

plantas para mi desconocidas flanqueban un sendero imaginario

donde cruzaban criaturas insólitas que solo conocí en mis lecturas

árboles de increíble altura cuyos troncos fungían de morada

tallados a detalle casitas donde seguramente habitaban

los personajes de mis sueños infantiles

y pensé, si acaso podría yo conocer al dueño de alguna vivienda

Mi guía, al verme tan curiosa aclaró:

“La inocencia latente en cada ser

cuando crece enraizada a pesar del tiempo y las dudas

crea su propio hogar en la tierra o las estrellas

es una luz perpetua que comparte con toda la humanidad

pero no, mujer ilusa, esos hogares no son para ti”

Levanté la vista, alzándose frente a mi soberbio castillo

cuyas paredes refulgían como el oro

había fuentes y esculturas de colores transparentes

como su hubieran sido tallados en rubies, esmeraldas o zafiros

una alfombra diamantina concucía hacia la pesada puerta

cerrada y custodiada por magnífico dragón

cubierto por plumas o escamas destellando cual si generaran luz

que daba vueltas por el cieLo y los jardines

y pensé, si acaso podría yo palpar alguna escultura

Mi guía, al verme tan asombrada aclaró:

“La riqueza que cada hombre trae al nacer

puede acrecentarse o decrecer según su naturaleza

quienes logran comprender sus circunstancias

quienes no permiten corromperse en pos de poder y opulencia

e invierten sus esfuerzos y alegría en trabajo honrado

caminarán por esa alfombra sin avaricia

pero no, mujer ilusa, ese dragón no te conoce a ti”

Senti descender, y conforme lo hacía

el castillo veía deteriorarse y perder brillo

las esculturas se derretáin mientras la luz menguaba

en mi descenso miles de ojos se me clavaban

y de sombras poco a poco me vi rodeada

escuché gritos ininteligibles

motores rugiendo en mis oídos

una ensordecedora cacofonía me sobresaltaba mientras caía

y temblando quise con más fuerza

sujetar la mano del mancebo

pero ésta iba tornándose fría

erizando todos los vellos de mi cuerpo

mientras presenciaba

cómo su rostro serio se deformaba

cómo sus vestiduras iban difuminándose en la negrura

en algún momento desperté sobresaltada

temiendo escuchar sus últimas palabras

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante