Mitos y realidades sobre la insurgencia en Guadalajara.

hidalgo guadalajara 1

Uno de los episodios celebres por parte de la historiografía oficialista sobre la independencia tiene que ver con la primera etapa de comandada por Miguel Hidalgo y su llegada a Guadalajara, ya que sería en esta ciudad donde saldría buena parte del ideario político de la insurgencia del que se irían a conducir a partir de entonces, pero se dejan pasar muchas cosas como el hecho de que los tapatíos no estaban contentos con la presencia de los independentistas. Fue el “Amo” Torres quien derrota a las fuerzas civiles y las pocas milicias de la Intendencia de Guadalajara quienes no les quedo de otra más que entregar la ciudad, entrando el 11 de noviembre por la mañana con la promesa de no hostigar a la población civil, pero el que no cumpliría con tal orden fue el caudillo Miguel López de Portugal de quien se sabe empieza a cometer una serie de abusos desde la garita de Zapopan, concentrándose poco a poco en la ciudad el grueso de las tropas insurgentes.

Guadalajara vivía hechos inéditos conforme se seguía concentrando el ejercito insurgente, empezando los problemas con el abastecimiento de alimentos que ya estaba haciendo mella, por lo que el “Amo” Torres tuvo que empezar a requisar tanto alimento, pastura y maíz para mantener a las tropas, no sin antes provocar una crisis en la región al desabastecer a las jurisdicciones de Tlajomulco, Zapopan, San Cristóbal de la Barranca, San Pedro y Tonalá. A esto se le sumo el problema de darle cobijo a tanta gente, por lo que pasaron a ocupar las plazas públicas y los atrios de las iglesias para montar sus campamentos, algo que los vecinos resintieron por el aumento de problemas con los soldados y con ello la inseguridad, llegándose a contabilizar la llegada de 80,000 personas que resultaban más del doble de la población original, provocándose con ello un serio problema de salubridad ante el aumento de los desechos.

Había fuertes divisiones entre las acciones de Hidalgo con las de su segundo al mando Ignacio Allende, siendo el traslado a Guadalajara dejando Valladolid una de ellas debido a que el militar veía amenazada la plaza michoacana al poder estar a merced de el contraataque de Félix María Calleja, algo que Hidalgo no hizo caso y se traslada a la capital tapatía tanto por ser un centro regional de importancia dentro de virreinato, como por su calidad de servir como camino para llevar la insurgencia rumbo al noroeste y sobre todo para adquirir sus recursos económicos para pagar a la tropa. Es así que Hidalgo junto a sus contingentes llega el 26 de noviembre supuestamente siendo recibido por aclamación, pero lo cierto es que no hay fuentes locales donde se hayan pronunciado a favor de la insurgencia, pero los más interesados fueron las autoridades de la ciudad para impedir en lo posible sucediesen matanzas como las de Valladolid, pero donde si hay constancia de la popularidad de la insurgencia fue en los pueblos quienes si se vieron convencidos como una salida a la explotación de los hacendados.

A pesar de las promesas de dejar en paz a la población, esto no sucedió y se llevaron a cabo confiscaciones a las clases altas y a comerciantes, pero sobre todo a los españoles, quienes no pudieron eludir el destino de lo sucedido en Valladolid y pronto los rumores de una conspiración le llegaron a Hidalgo, dando inicio a la purga donde noche a noche mandaban a ejecutar gachupines en las barranquitas a la espalda del Hospital de Belen, llegándose a contabilizar entre 500 y 700 muertos en dos meses. Seria Guadalajara la ciudad donde más tiempo estuvo Hidalgo alojado, ya que tanto en Guanajuato como en Valladolid solo estuvo unos cuantos días, dándole tiempo para reestructurar la insurgencia y con ello darle más solidez al movimiento al nivel político, empezando por cambiar las nomenclaturas de las instituciones virreinales para rebautizarlas como nacionales, dando el decreto de abolición de la esclavitud, la fundación del periódico “El Despertador Americano, la supresión de los tributos indígenas, nombrar como embajador ante el Congreso de Washington a Pascasio Ortiz de Letona con la intención de formar una alianza y empieza a designar a varios cabecillas para expandir la insurgencia a otros territorios.

Todas estas medidas en realidad tuvieron muy poco impacto al solo aplicarse en los territorios controlados por los insurgentes, incluso elementos tan aclamados por el nacionalismo como el periódico “El Despertar Americano” no fue tan importante debido a que estaba dirigido para convencer a los criollos ante una población mayoritariamente analfabeta. El desorden con que Hidalgo había manejado el movimiento pronto tuvo sus consecuencias con la derrota de la Batalla de Puente de Caldero el 18 de enero de 1811 donde 6,000 soldados realistas dirigidos por Calleja lograron vencer a todo el contingente insurgente, siendo recibido por los tapatíos con alivio e incluso llegaron a mandarle cartas al virrey Venegas para que nombrasen a Calleja como el nuevo intendente, pero decidió designar a José de la Cruz quien toma el poder en febrero.

Pronto los pocos que habían dado su respaldo a Hidalgo dentro de la ciudad cambian su discurso arrepintiéndose de sus actos y narrando las tropelías de los insurgentes, todo con tal de no ser objeto de sanciones por parte de los realistas, como sucedió con el editor de “El Despertador Americano” Francisco Severo Maldonado. El paso se la insurgencia sumiría en una crisis económica a los comerciantes de la ciudad al interrumpirse la comunicación tanto con el resto de la intendencia como con las Provincias Internas de Occidente, pero al no lograr fructificar el ideario independentista en la región se reestablece la dinámica comercial al haber adquirido sus puertos el comercio de marítimo tanto con las Filipinas como con Sudamérica, recuperándose económicamente y con ello con la consumación de la independencia seria uno de los territorios menos afectados por la guerra.

Gracias por su atención y los espero en la siguiente lectura.

Federico Flores Pérez.

Bibliografía: Jaime Olvera Legaspi. Guadalajara frente a la insurgencia, del libro La Independencia en las provincias de México.

Para más contenido histórico o para opinar del tema, visita la página de Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=100064319310794

Si te gustan los artículos, leer mas de los publicados en el blog y apoyar al proyecto, vuélvete un asociado en la cuenta de Patreon: https://www.patreon.com/user?u=80095737

Únete a Arthii para conocer a mas creadores de contenido siguiendo este enlace: https://www.arthii.com?ref=antroposfera

Imagen: Victor Labielle. Hidalgo y su ejército entrando triunfalmente a la ciudad de Guadalajara, 1886.

hidalgo guadalajara

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante