El secreto de la aldea de Ōgimi: la longevidad

Ogimi

En el norte de la isla de Okinawa, Japón, se encuentra la aldea de Ōgimi rodeada de un hermoso paisaje de montañas, pequeños ríos y mar de color turquesa. Esta aldea se ha convertido en un lugar de interés para aquellos que buscan una vida larga y saludable.

La reputación de Ōgimi se debe a que sus habitantes son conocidos como los más longevos del mundo, con una alta tasa de personas que superan los 100 años de edad. Pero no solo viven muchos años, sino que también disfrutan de una vida plena, activa y feliz.

En 2004, la revista Experimental Gerontology utilizó por primera vez el término, “Zonas Azules”, para referirse a los lugares del planeta donde la longevidad es más alta que en cualquier otra parte del mundo.

Ōgimi es una de las cinco Zonas Azules y su gente es un ejemplo vivo de cómo se puede vivir una vida larga y saludable.

Pero, ¿cuáles son los secretos que hace que la gente de Ōgimi viva tanto tiempo y con tanta vitalidad?

La piedra que proclama la longevidad en las puertas de Ōgimi

Al entrar a la aldea, hay una piedra con una placa escrita en japonés dice: “Bienvenidos a Ōgimi, hogar de las personas más longevas del mundo”.

Declaración de la larga vida

A los 80 años aun soy joven*, si viene a buscarme a los 90, que espere hasta los 100 y nos lleve de regreso, envejece y ten buen humor, y de viejo compórtate como un niño.

Si estas orgulloso de ser una anciano, ven a mi aldea, te daremos los secretos de la larga vida y las bendiciones de la naturaleza.

Aquí, nosotros, los ancianos de Ōgimi, proclamamos con energía, la larga vida.

Año 5 de la era Heisei**, 24 de abril, Federaciones de Clubes de Ancianos de Ōgimi

「長寿日本一」宣言

80(歳)はサラワラビ*(童)90(歳)となって迎えに来たら、l00(歳)まで待てと追い返せ我らは老いてますます意気盛んなり、老いては子に甘えるな。

長寿を誇るなら我が村に来れ、自然の恵みと長寿の秘訣を授けよう。

我が大宜味村老人はここに長寿の村日本一を高々に宣言する。

平成5年**4月23日大宜味村老人クラブ連合会

*サラワラビワラビ: サラ sara: palabra en uchinaaguchi (idioma okinawense) que se puede traducir como pequeño o brote; ワラビ: warabi es un niño, pero ta,bien es una planta tipo helecho de la zona, que se lo utiliza para dulces o también Té. Sarawarabi: puede decirse que “a los 80 a un soy un pequeño niño o retoño.”

** Año 5 de la era Heisei: en Japón, cada emperador tiene su era que empieza desde el año 1, esta era pertenece al emperador Akihito, año 1993.

El mensaje en la piedra es solo una muestra de la actitud positiva y optimista que caracteriza a su habitantes.

A pesar de las dificultades que han enfrentado a lo largo de su historia, como las batallas que han soportado durante la Segunda Guerra Mundial, han demostrado una gran resiliencia y un espíritu de superación que les ha permitido seguir adelante con sus vidas.

Los secretos de la longevidad y vitalidad de su gente

Los habitantes de Ōgimi han descubierto varios secretos para vivir de manera saludable y feliz. Uno de ellos es mantener un propósito en la vida, el llamado Ikigai ( 生き甲斐), concepto popularizado en Occidente.

Pero este propósito no es solo uno, son varios, es el diario vivir, la cotidianeidad. Cultivar huertos, trabajar en los campos, practicar gimnasia, hacer actividades diarias y disfrutar de la naturaleza, son algunas de las ocupaciones que les dan una razón para levantarse cada día y mantenerse activos.

Estas labores también les brindan una sensación de propósito y significado en la vida.

Otro secreto de la longevidad y vitalidad de los habitantes de Ōgimi es mantener relaciones sociales fuertes, valoran la interacción con otros y la conexión con la naturaleza que les permite mantenerse en contacto con su entorno.

Se involucran en eventos sociales y se apoyan mutuamente en momentos difíciles.

Los ancianos de Ōgimi mantienen una actitud optimista y resiliente frente a los desafíos de la vida, vivir el momento presente y dar gracias diariamente.

Es difícil que se desalienten ante cualquier circunstancia adversa de la vida, paciencia y perseverancia forma parte de su personalidad y Gaman (我慢) es la palabra que usan para describir la capacidad de soportar dificultades, dolor o sufrimiento sin quejarse o rendirse. Es una palabra muy valorada en la cultura japonesa y se considera una virtud importante.

El valor de la alimentación

Un tesoro, no tan oculto, de la vitalidad de los mayores es su dieta. La alimentación es un aspecto vital, se basa en alimentos naturales y frescos, principalmente vegetales, frutas y pescado.

También consumen alimentos fermentados como el miso o el tofu, que son ricos en probióticos y ayudan a mantener una flora intestinal saludable.

Siguen la regla de “hara hachi bu”, que significa “comer hasta estar 80% lleno”. Este enfoque de la alimentación les permite disfrutar de la comida sin exagerar y les ayuda a mantener un peso saludable.

Además, la dieta de Ōgimi es baja en grasas saturadas y en azúcares refinados, lo que contribuye a una mejor salud cardiovascular y a un menor riesgo de diabetes.

La resiliencia de los okinawenses

Okinawa, en el pasado, fue escenario de la cruenta Batalla de Okinawa, una de las más violentas de la Segunda Guerra Mundial.

La operación de guerra se conoció como Tetsu no Boufuu (暴風) y se puede traducir como Viento de Acero, por la violencia con que fue asaltada la isla. Según los datos oficiales de la Prefectura murieron más de 100.000 civiles,

A pesar de las terribles consecuencias que la guerra tuvo para la isla y su gente, los habitantes de Okinawa han logrado dejar atrás los estragos, recuperarse y sanar.

Han iniciado un camino de vida sin remordimientos ni rencores, que les ha permitido vivir en paz y disfrutar de una longevidad envidiable.

Tienen la paz como principio de vida, y expresan la alegría en cada aspecto de su cultura y sus tradiciones. No hay evento, fiesta o celebración, por pequeña que sea, que no finalice con el Kachashi. (una danza con movimientos alegres, manos arriba y silbidos)

Tienen un gran respeto por sus ancestros y su cultura. Mantienen vivas las tradiciones y costumbres de sus antepasados, celebrando festivales y eventos culturales que les permiten conectarse con su historia y su identidad. Esta conexión con sus raíces les brinda una sensación de pertenencia.

La aldea de Ōgimi es un bello lugar rodeado de naturaleza y protegido del estrés. Sus habitantes disfrutan del aire puro, alimentos naturales y frescos.

Su longevidad y vitalidad se deben a prácticas saludables, conexiones sociales fuertes, actitud positiva y resiliencia ante los desafíos. Es un ejemplo de cómo una comunidad fuerte y solidaria puede ser un hogar para la longevidad y la felicidad.

Japón tiene un gran respeto por los ancianos, el tercer lunes de septiembre de cada año se celebra el Día del Respeto del Anciano (敬老の日, Keirō No Hi), es feriado nacional en todo el país, las familias vuelven a casa de sus mayores para compartir y celebrar ese día.

En el año 1951, se instauró el Toshiori no Hi (年寄りの日 día del Anciano), pero luego en el año 1966, con el concepto de lunes feliz (feriado largo), se decidió decretar el tercer lunes de septiembre de cada año.

Esto es una hecho significativo, para reconocer el respeto y la importancia de los ancianos en la comunidad, y valorar su actividad cuando han sido miembros activos de la sociedad.

Sus secretos para una vida saludable y feliz son aplicables en cualquier parte del mundo y nos invitan a reflexionar sobre la importancia de cuidar nuestra salud física y mental, de mantener conexiones sociales significativas y de respetar y proteger el entorno en el que vivimos.

Recomendado1 recomendación

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante