Las acciones realistas para contener a la insurgencia en Texas.

bernardo gutierrez 1

La nueva situación fronteriza que había adquirido el noreste del septentrión novohispano hizo que fuese un punto de entrada para la influencia extranjera dada la débil situación del dominio español, que por la álgida situación geopolítica de los primeros años del siglo XIX y su débil control del territorio de Texas la convertiría en uno de los pasos tanto del contrabando como de agentes franceses quienes pasaron ante la conveniente indiferencia estadounidense. El embajador español en Washington, Luis de Onís, paso desde el estallido de la guerra en el virreinato una posición de constante protesta contra el gobernador de Nueva Orleans, el general William C.C. Claiborne, quien dejaba pasar a enviados insurgentes a través de Natchitoches y este era el punto donde reclutaban voluntarios tanto franceses como estadounidenses para combatir en la guerra, algo que violaba los principios de neutralidad y amistad entre las dos naciones al ser los insurgentes traidores contra la corona, por lo que le encargaba al secretario de Estado, James Monroe hacerle saber estos cuestionamientos al presidente.

El gobierno estadounidense no hizo caso de aquellos señalamientos y la Luisiana seguía siendo el principal acceso de los insurgente para abastecerse de armas, mientras las pocas comunidades texanas se llenaban de forajidos y prófugos estadounidenses, las razones estaban porque uno de los principios fundacionales de EU eran antimonárquicos y eurófobos, por lo que las insurgencias surgidas en Hispanoamérica les despertaba todos los apoyos posibles al ir en relación con su visión providencialista. Las cosas se complicarían a raíz del intento de reconquista por parte de Gran Bretaña en los años de 1812 a 1814, situación que fue respondida por la diplomacia española con el respeto a neutralidad en lugar de tratar de buscar revancha por haberlos ignorado, pero esto no sería bien correspondido y el embajador Onis reclama la presencia en Washington del militar francés Laval de quien se tenía reportes de que estaba formando un ejército en Kentucky para apoyar a los insurgentes en Texas e internarse en las Provincias Internas de Oriente, situación que salía de toda lógica y no le queda más que pedir al gobierno español mandar 2000 soldados para reforzar las defensas de La Florida y Texas.

La insurgencia en el noreste estaba encabezada por Bernardo Gutiérrez de Lara, originario de Tamaulipas, se une a la rebelión de Miguel Hidalgo con quien se entrevista a principios de 1811 y lo nombra teniente coronel para insurreccionar el noreste, además de recibir las credenciales diplomáticas para entrar en contacto con el gobierno de EU y así poder gestionar su apoyo para la causa, sabiéndose de muchos autores que Gutiérrez de Lara mantuvo trato con James Monroe. Fue con este contacto que logra coordinarse con Claiborne para mantener el flujo de armas por la frontera y para preparar una expedición para independizar Texas, de paso esto se aprovecharía para hacer validos los supuestos reclamos fronterizos sobre los límites con Luisiana, conformándose el llamado Ejército Republicano del Norte que cruza la frontera en agosto de 1812. Oficialmente, el gobierno estadounidense se deslindaba de proporcionar cualquier apoyo a los insurgentes, mandando al doctor John Robinson para dejar en claro la posición, pero pronto se dio a conocer que además de tener este trabajo diplomático se le había encomendado entablar relaciones con las autoridades del noreste, por lo que Onís manda a arrestarlo.

Para finales de 1812, Gutiérrez de Lara había logrado mantener una fuerza de 700 voluntarios que mantenían interceptada las comunicaciones de San Antonio de Béjar, se había apoderado de la Bahía del Espíritu Santo en Matagorda, por lo que era cuestión de tiempo para que los insurgentes tomasen la capital. Por su parte, los realistas habían asignado al general Joaquín Arredondo el mando militar de las Provincias Internas de Oriente y le dieron la misión de desembarcar en Espíritu Santo para cortar con la vía de salida de los insurgentes, pero en vez de dirigirse a Texas, inicia su campaña en Nuevo Santander (Tamaulipas) por ser un territorio más complicado por la presencia de la Sierra Madre y era necesario pacificarla antes para no dejar lugar a los rebeldes y por tener mayor población (cabe mencionar que en esta campaña tuvo sus primeras acciones de guerra Antonio López de Santa Anna), acciones que le valieron ser nombrado gobernador en marzo de 1811. El centro de operaciones de los insurgentes estaba emplazado en Natchitoches, donde Gutiérrez de Lara contaba con la complicidad del gobernador Claiborne quien permitía la entrada y salida de rebeldes para atacar Nacogdoches, manteniéndose muy comprometida la situación del gobernador de Nuevo León, Simón de la Herrera, quien estaba comisionado en organizar la defensa realista en Texas y mandaba cartas a Claiborne para apelar a su buena voluntad para frenar la acción insurgente. La diplomacia española había fallado rotundamente en tratar de hacer valer su posición de aliado de EU para impedir su participación, no tenían ningún medio para poder presionar a la joven nación a hacer valer sus compromisos de vecindad, por lo que no pudieron evitar la caída de Nacogdoches en marzo de 1813 con las fuerzas de Gutiérrez de Lara compuesta de voluntarios estadounidenses y franceses de Luisiana, sumado a que en la escasa población texana estaba cobrando fuerza el apoyo al discurso insurgente. Eran evidentes las intenciones estadounidenses de aventurarse a una posible expansión al oeste quitando los territorios del septentrión novohispano, Onís había escuchado el rumor de que los estadounidenses habían mandado a un ingeniero a ver la posibilidad de crear un canal que conectase al rio Bravo con la costa californiana, por lo que a las autoridades realistas solo les quedaba resistir como pudieran el avance de los filibusteros.

Gracias por su atención y los espero en la siguiente lectura.

Federico Flores Pérez.

Bibliografía: Juan Ramon de Andrés Martin. La reacción realista ante las conspiraciones insurgentes en la frontera de Texas (1809-1813), de la revista Secuencia no. 71.

Para más contenido histórico o para opinar del tema, visita la página de Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=100064319310794

Si te gustan los artículos, leer mas de los publicados en el blog y apoyar al proyecto, vuélvete un asociado en la cuenta de Patreon: https://www.patreon.com/user?u=80095737

Únete a Arthii para conocer a mas creadores de contenido siguiendo este enlace: https://www.arthii.com?ref=antroposfera

Imagen:

Izquierda: Charles Marrion Russel. The Free Trader. Principios de siglo XX.

Derecha: S/D. Retrato de Bernardo Gutierrez de Lara.

bernardo gutierrez

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante