La vida, un enorme teatro

Se baja el telón,

Se apagan las luces,

Cierra la mayor obra de teatro,

Y solo quedan las sombras,

De lo que intentamos actuar delante de todos.

Las sonrisas eran caretas,

Los pies ligeros, solo zapatillas con alas,

Las hermosas canciones eran fruto del playback de la vida,

Los corazones alegres no eran más que extenciones cargadas,

Focos luminosos que iban enganchados a la electricidad.

Y la felicidad representada,

No era más que otro espejismo en medio del desierto,

Espejismo que vemos cuando estamos desesperados por encontrar refugio,

Pero el refugio no existe,

A menos que lo construyas con tus propias manos.

Sales del teatro, y solo queda cerrar los ojos,

Intentar descansar para luego un día más,

Ir fingiendo por la vida que sabemos de qué se trata,

Que sabemos las respuestas a todas las preguntas,

Que podemos ganar cada guerra,

Pero en las noches,

En las noches en que, ni en el espejo te puedes mirar sonriendo,

Te das cuenta que la poca luz que había en tus ojos,

Ese brillo desesperado que conoció tu madre al verte nacer,

Ya no existe,

Se distorsionó con los Miles de reflectores,

Con los Miles de guiones que se supone debes leer a la vez,

De lo contrario, -no vas a encajar, te van a odiar, te van a repudiar-

Porque hoy en día está mal sentir,

Pero sentir de verdad.

Hoy en día está mal ver el lado oscuro de la luna,

Hoy en día, sino brillas no existes,

Sino brillas, deberás quedarte en ese rinconcito oscuro, 

Ese al que todos, le tenemos  miedo,

Porque ahí habita, nuestro verdadero interior,

Realidad que tendemos a distorsionar,

Porque estamos acostumbrados a huir de ella.

Maresah

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante