La monarquía de los dos hemisferios.

alegoria hispana 1

Existía un gran conflicto identitario en el momento de definir que era la nación o lo “español” en el momento de la discusión del constituyente de Cádiz, resultaba difícil conciliar los procesos nacionalistas desarrollados tanto en la península como en los reinos de Indias para poder construir una definición de lo hispano que abarcase a los habitantes de ambos lados del océano. Esto implicaba para los peninsulares perder su primacía sobre el resto y con ello podría tener un grave efecto en su industria al estar obligados a mantener la igualdad de todos y con ello acabar su posición ventajosa que les había permitido acaparar monopolios de determinados productos, así como sus privilegios en las provincias de ultramar. Uno de los puntos de debate fue el de definir la relación entre la Nación y el individuo, quien habría de estar subordinado a quien, pero esto se complicaría con la definición sobre quiénes eran los españoles, ya que muchos de los representantes querían marcar esta diferencia según su origen étnico, esto se veía demostrado con la convocatoria de los diputados americanos y su inferioridad pese a tener una mayor población, mientras los peninsulares tenían la mayoría.

Esta situación ponía en bandos diferentes tanto a los liberales partidarios de los principios dejados por la Revolución Francesa y los peninsulares, una de las voces que se manifestaron en contra de las leyes gaditanas fue la del filósofo ingles Jeremy Bentham, quien veía imposible conciliar los intereses de americanos y peninsulares para gobernarse como una sola nación, ya que forzosamente una minoría habría de gobernar a la mayoría anteponiendo sus intereses, sobre todo opinaba que llamar a todos como españoles implicaba que tarde o temprano un americano habría de gobernar la península al seguirse estos principios de igualdad, situación que consideraba inadmisible para los peninsulares. Bentham también consideraba utópica la propuesta de federalizar a la monarquía al no existir un antecedente de administración legislativa entre las provincias y pueblos, ya que esto implicaba una forzosa intromisión colonialista para poder instituirlos, de ahí que proponía que la mejor alternativa para España era la de independizar las Indias ante lo irreal que resultaba la idea de equiparar americanos con peninsulares, en su momento llego a aplaudir la actitud de Portugal durante su reforma constituyente en 1822 cuando en lugar de buscar incluir a Brasil prefirió dejarla ir.

Algo que Bentham no considero es que este mismo problema estaba muy presente dentro de las sociedades americanas, ya que los principales depositarios de los poderes locales eran los criollos y sus subordinados estaban tanto los indígenas como los mestizos, creándose intereses internos igualmente difícil de sostener y donde cada grupo racial no querría verse gobernados por los contrarios (problema que veríamos a lo largo de la historia independiente de Iberoamérica). La solución aportada por las Cortes de Cádiz fue la denegación de su calidad de españoles a los afrodescendientes, sumado a la presencia de los indígenas hizo que desde un principio se condenase a las representación americana a una situación de minoría de edad, así lo manifestó la representación de Andalucía la cual esperaba mantener la relación desigual con los peninsulares en lo alto del escalafón de la monarquía, mientras el diputado por Maracaibo, José Domingo Rus, apostaba por darle a los criollos el papel de vectores de las Indias con España, pero a su vez niega la condición de españoles de los indígenas al no estar relacionados con los criollos de quienes dice hace muchos años perdieron este componente para ser españoles “rancios”, proceso similar al que habían atravesado los españoles con la conquista musulmana.

Los diputados americanos aspiraban a terminar de una vez por todas con todos los malentendidos y desavenencias provocadas por la conformación tanto de la Junta Central como del Consejo de Regencia durante la invasión napoleónica, sobre todo creían que de lograr solucionar estos problemas las revueltas insurgentes que estaban proliferando por todas las Indias se frenarían de una vez por todas. Por eso era importante lograr la igualdad política de las Américas con la península, teniendo su primera victoria con el decreto del 15 de octubre de 1810 donde se establecía la igualdad de derechos de europeos y ultramarinos, pero esto no impidió la existencia de barreras como la de no permitir la igualdad de representación política, que en el caso de la Nueva España solo se le asigno siete diputados, los cuales no representaban el total de las intendencias, peor situación tenían las capitanías como la de Guatemala, Caracas y Chile quienes ni siquiera tendrían diputados sino solamente dos vocales. Para agravar esta serie de agravios hacia los americanos, se dispuso que en el caso de las suplencias de los diputados ultramarinos pudiesen ser ocupados por peninsulares radicados en las provincias.

Estas limitaciones también implicaban silenciar a gran parte de las comunidades americanas al solo tomar en cuenta a las llamadas “cabezas de partido” entendiéndose como las ciudades principales de los virreinatos o las capitanías, todo con tal de evitar la formación de un “ejercito” dentro de los diputados según la opinión del Consejo de España e Indias. La explicación de esto se debía a que se consideraba a América en su conjunto “como una provincia más”, justificando con ello la restricción de la participación a las Juntas provinciales, este problema lo manifestarían los casos de las villas veracruzanas de Orizaba y Córdoba las cuales a pesar de su importancia no eran tomadas en cuenta, mismos reclamos harían otras ciudades novohispanas y peruanas.

Gracias por su atención y los espero en la siguiente lectura

Federico Flores Pérez

Bibliografía: Rafael Estrada Michel, Monarquía y Nación, entre Cádiz y Nueva España.

Para más contenido histórico o para opinar del tema, visita la página de Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=100064319310794

Si te gustan los artículos, leer mas de los publicados en el blog y apoyar al proyecto, vuélvete un asociado en la cuenta de Patreon: https://www.patreon.com/user?u=80095737

Únete a Arthii para conocer a mas creadores de contenido siguiendo este enlace: https://www.arthii.com?ref=antroposfera

Imagen:

Izquierda: Anónimo. Alegoría de Carlos IV y el imperio español.

Derecha: Anónimo. Alegoría de América amamantando extranjeros. (Alegoría de España y su tratamiento de las colonias)

 

alegoria hispana 2

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

1 Comentario
Ver comentarios más antiguos
Ver comentarios más recientes Ver comentarios más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
trackback
7 meses atrás

[…] La monarquía de los dos hemisferios. […]

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante