La importancia de las abejas. 

disparo vertical abeja flores blancas naturaleza

¿Ha visto alguna vez una pequeña abeja reposando en el suelo y obstaculizando su paso? Seguramente que sí. Normalmente, ¿que hacemos cuando esto nos pasa? Lo usual es, levantar nuestro pie y darle un pisotón. Pero, ¿Se ha preguntado alguna vez por qué debería dejarla vivir y hasta hacer algo para reanimarla? , si. Reanimarla. Ha leído bien. Las abejas cumplen una función importantísima, así que es hora de que dejemos el prejuicio contra ellas, acusándolas de ser un peligro y más bien informémonos mejor sobre su utilidad .

La importancia de las abejas.

La polinización que realizan las abejas es fundamental para que podamos mantener una dieta variada, sana y equilibrada. Pero no solo son responsables de la fecundación de los cultivos, las abejas también fecundan las flores silvestres protegiendo así la biodiversidad. De modo que estos insectos son vitales para nuestros cultivos, porqué su polinización no sólo aumenta el rendimiento sino que también mejora la calidad de la fruta, es por ello que su desaparición supondría una tremenda pérdida para la diversidad y calidad alimentaria.

¿Nos imaginamos alguna vez que estos Insectos himenópteros, de unos quince milímetros de largo, de color pardo negruzco y vello rojizo, que vive en colonias y produce cera y miel, jugara un papel de suma importancia en el ecosistema? Pues si, son diminutas en tamaño pero enormes en valor.

Por ello, para entender mejor su importancia para la vida, veamos más a fondo como nos benefician estas pequeñas obras maestras de la creación.

Beneficios de las abejas.

Digámoslo así : Para la reproducción vegetal se necesita el traslado del polen desde las anteras, o partes masculinas de una flor, hasta los estigmas, o sea, sus partes femeninas, ya sea de la misma planta o de otras plantas que se encuentren a cierta distancia las unas de las otras. Las mismas plantas no pueden hacer esta tarea y de seguro se necesitaría un enorme esfuerzo humano y hasta sobre humano para hacerlo. Entonces, ¿quienes vienen al rescate? Muchas especies de insectos visitan las flores para buscar su néctar o polen, y mientras lo hacen; transportan los gránulos que contribuirán a la polinización. Las abejas melíferas son insectos polinizadores altamente eficaces, ¿por qué?, pues, su estructura y manera de trabajar son las más idóneas para lograrlo. Veamos algunas de estas:

Tienen el cuerpo cubierto de pelos que recogen fácilmente miles de gránulos de polen cuando se mueven al interno de las flores.

Visitan solamente una especie de flor durante cada uno de sus viajes. Wooo, esto me hace pensar en lo maravillosamente hechas que están estas bonitas criaturas.

Cada abeja recoge la cantidad suficiente de polen para su propio alimento y también para las necesidades de la colonia. Así es, no son perezosas, no toman largas siestas ni se cansan rápidamente. En una sola jornada una abeja puede visitar miles de flores de una misma especie, recogiendo el néctar y el polen y esparciendo interminablemente los gránulos de polen por todas las flores. ¿Lo había pensado? Maravilloso, ¿ verdad?

Acoto que la polinización cruzada también es esencial. Es necesaria cuando los sexos masculino y femenino no se encuentran en la misma planta, como por ejemplo el melón, o cuando éstos aparecen en diferentes períodos del florecimiento de una misma planta, como por ejemplo el aguacate. Muchas variedades de árboles frutales dependen de la polinización cruzada. De nuevo la abeja cumple su misión para el intercambio del polen desde las hileras de plantas masculinas hasta las hileras de plantas femeninas. Todo este proceso beneficia mucho las cosechas. ¿Cómo?

Algunas cosechas, tales como los frijoles y los mangos, se polinizan autónomamente, pero tienen una mejor productividad si son polinizados por insectos. Si usted ama los mangos o los frijoles cuando haya comido alguno de estos; piense cuánto trabajó una abeja para obtener ese resultado tan favorable.

Muchas otras plantas, tales como granadilla, espárrago, ajonjolí, lichi, mostaza y anacardo, incrementan sustancialmente su producción cuando son polinizadas por insectos. Otras, tales como el girasol, el trébol, las judías, el almendro y los melones dependen completamente de la polinización por insectos y de no ser así no tendrían producción. Vaya, no me imagino el mundo si no existieran por ejemplo, los hermosos girasoles.

En conclusión, la próxima vez que vea a una abeja en el suelo , agotada por tanto trabajar, evite pisarla, póngale una gotita de agua con azúcar si es posible y deje vivir a un miembro tan importante del planeta , sin el cual la vida como la vemos no sería la misma.


Imagen de wirestock en Freepik

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante