La herencia atlántica en la cultura musical mexicana.

trovadores 1

A raíz del establecimiento del imperialismo español en las Indias, el Golfo de México tendría una dinámica muy particular para permitir la comunicación entre México con España, teniendo su epicentro en el puerto de La Habana en Cuba que fue el punto donde la península podía comunicarse con cualquier puerto americano. Esto dejaría la conformación de una red de comunicación entre los puertos mexicanos con La Habana que persistirían más allá de la independencia y que se vería cierto grado de deterioro en la segunda mitad del siglo XX, por un lado estaba Veracruz como la puerta de entrada a México, otro de los puntos fundamentales para comunicar era la península de Yucatán, la cual tuvo como primera base el puerto de Campeche, pero debido a que alcanzo un mayor grado de desarrollo comparable o mayor que el de Mérida surgiría como un segundo poder regional, por lo que las elites yucatecas tratarían de tener su puerto propio primero en Sisal y después con la fundación de puerto Progreso.

Esta relación hizo que surgiera una identidad cultural en común caribeña que tendría como punto de origen en La Habana, ya que al quedar bajo la administración española hasta finales de siglo XIX sería el principal puerto para poder comunicarse con Europa, permitiendo a regiones como Yucatán el permanecer comunicada con el resto del mundo sin la necesidad de depender de México y permitiendo el enriquecimiento de las elites yucatecas. Debido a las particularidades sociales de Cuba donde hubo una mayor presencia de esclavos africanos, la cultura isleña tendría una gran base africana bajo los lineamiento españoles, estas mismas particularidades vamos a encontrarlas en los contextos veracruzanos y el yucateco (en su caso el legado africano quedo muy diluido por el mestizaje), conformándose una base culturar que estaba en permanente contacto formando el triángulo Veracruz-Yucatán-La Habana, donde gracias a estos puntos en común se conformaría una cultura musical similar. No se sabe a ciencia cierta en cuál de los tres puntos pudieron haber surgido los principales géneros musicales populares, siendo los jarabes y los sones los que tuvieron un fuerte arraigo en las sociedades porteñas, pero en estos tres tienen en común el legado africano como el punto de origen de estos.

Uno de los principales aportes de la cultura cubana en México fue sin duda el danzón, genero surgido el 1ro de enero de 1879 en el Liceo de Matanzas donde se interpretaron sus primeras piezas, durante esos años la isla estaba saliendo de la Guerra de Diez Años que fue su primer intento independentista de España y de la cual fueron derrotados por los españoles, por lo que a raíz de la violencia llegaría a Veracruz un importante flujo de migración cubana que se fue integrando a la economía regional en negocios como la producción de tabaco y el azúcar. Gracia a esta presencia cubana fue que se empieza a arraigar el danzón en Veracruz y poco a poco se empezarían a conformar agrupaciones locales que compartían el escenario en los teatros con las compañías cubanas, por lo que para 1920 ya vamos a encontrar numerosas orquestas veracruzanas dedicadas al danzón.

El segundo aporte de la cultura musical cubana nacería pocos años después de alcanzada la independencia en el oriente de la isla, el bolero, donde sus primeros representantes como Pepe Sánchez, Emiliano Blez y Sindo Garay buscarían ganar la fama y prestigio tanto en Veracruz como en Yucatán, siendo Mérida la que les daría un gran recibimiento gracias a la afinidad con la literatura yucateca decimonónica, lo mismo ocurrió en el Sotavento veracruzano donde tuvo un gran recibimiento por parte de la población de raíz africana. La constante presencia de las compañías teatrales y cirqueras cubanas en Progreso y en Veracruz fue arraigando al bolero como el principal género musical y sería el principal material de los cancioneros para los músicos aficionados, surgiendo dos de los principales representantes del género, el veracruzano por convicción Agustín Lara y el yucateco Guty Cárdenas, quienes a su vez retroalimentaron al género al ser muy populares en la misma Cuba.

La década de los veinte fue fundamental para la conformación de la nueva cultura mexicana surgida del nacionalismo revolucionario, donde en el caso de la música tendría por un lado como base la música mestiza como el género ranchero y el mariachi, por el otro tenemos el surgido en las clases trabajadoras urbanas que tenían como punto de divertimento los salones de baile, donde gracias a la continua comunicación con el puerto jarocho la población capitalina le tendría un gran cariño por el bolero y el danzón, creciendo también el campo de acción de las compañías cubanas quienes le suman al ambiente las rumberas. Con el florecimiento de los medios de comunicación y los primeros aparatos de reproducción como los tocadiscos, por todo el país se fue expandiendo el alcance del bolero y el danzón a lo largo de las décadas posteriores, sumado a la proliferación de las giras artísticas de las compañías cubanas por todo el país que requerían cada vez mas de su presencia para el ambiente nocturno, todavía en la década de los 50 llegaría el ultimo genero cubano de gran popularidad y que sería icónica de la década, el cha-cha-chá. En los años posteriores, con el cambio cultural que represento la Revolución cubana en la isla y la preferencia de las nuevas generaciones por el rock and roll se perdería la conexión cubana con la sociedad mexicana, pero hasta el día de hoy sigue sobreviviendo en los círculos bohemios que continúan manteniendo su legado vivo para las siguientes generaciones.

Gracias por su atención y los espero en la siguiente lectura.

Federico Flores Pérez.

Bibliografía: Pablo Dueñas. El triángulo musical de México, de la revista Relatos e Historias en México no. 12.

Para más contenido histórico o para opinar del tema, visita la página de Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=100064319310794

Si te gustan los artículos, leer mas de los publicados en el blog y apoyar al proyecto, vuélvete un asociado en la cuenta de Patreon: https://www.patreon.com/user?u=80095737

Únete a Arthii para conocer a mas creadores de contenido siguiendo este enlace: https://www.arthii.com?ref=antroposfera

Imagen:

– Izquierda: Trovador Chan Cil, Yucatan, principios de siglo XX.

– Derecha: Trova de Pepe Sanchez y Emiliano Blez, principios de siglo XX

trovadores

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

1 Comentario
Ver comentarios más antiguos
Ver comentarios más recientes Ver comentarios más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
trackback
7 meses atrás

[…] La herencia atlántica en la cultura musical mexicana. […]

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante