Ese lugar

R

Luego de tomar el cuerpo de su madre entre sus garras, Drogon abandonó la capital de las cenizas. Emprendió vuelo rumbo al este de Essos sin un destino determinado, orientándose únicamente por una voz que lo llamaba.

Los minutos se convirtieron en horas, y las horas en días. Su cuerpo imponente poco a poco se iba quedando sin fuerzas, tenía hambre, pero no podía rendirse, esa voz lo llamaba, le pedía que, sin importar que, debía ir a ese lugar.

Mientras volaba podía recordar el momento en el que ese hombre sostenía a su madre entre sus brazos y que al verlo depositó en el suelo. El hombre lo miró a los ojos, esperando su aliento ardiente, pero él tenía otros planes, vió la silla de espadas que en su otra vida había fundido con su propio aliento, en los tiempos cuando era llamado Balerion, en los tiempos de su anterior padre.

Decidió acabar con esa silla, que había ocasionado la muerte de su madre. La causante de ese dolor que ahora oprimía su corazón. Así que el aliento que siglos atrás había forjado el trono de hierro se encarga ahora de destruirlo.

Drogon interrumpió sus pensamientos cuando una gran oscuridad envolvió su mundo. En ese momento el dragón se precipitó al abismo, había quedado sin fuerzas. Al aterrizar, solo vio sombras y personas enmascaradas, había llegado a ese lugar, había llegado a Asshai.

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

1 Comentario
Ver comentarios más antiguos
Ver comentarios más recientes Ver comentarios más votados
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Ézal
7 meses atrás

Me gusta como escribes, te sigo para ver que rumbo toma Drogon

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante