¿Eres resiliente?

Si eres resiliente eres capaz de superar adversidades y obstáculos sea cual fuere su naturaleza. Porque…

Ser resiliente es sobreponerse en el corto plazo, al dolor de la pérdida de una relación, al fracaso de una actividad financiera, a un accidente, entre otras situaciones…

Si eres resiliente practicas la resiliencia como forma de vida.

La palabra resiliencia procede del latín, del verbo resilio que se traduce como saltar hacia atrás, rebotar.

En Física se aplica este término a la capacidad que poseen algunos materiales para resistir impactos y volver a su estado original.

El ejemplo más común en la naturaleza son las palmeras y juncos, al ser azotados por el viento, resisten, se flexibilizan, hasta barrer el suelo, para luego recuperar su condición de esbeltez. Es decir, se caen, pero se levantan, como si nada.

Tener FE, y confiar en tu ser íntimo, en tus capacidades y talentos, te confiere ser ecuánime y analítico, cualidades estas de ser resiliente.

Aceptar con actitud positiva, sin quejarte, lo que te ocurre día a día sin perder el control y dejarte arrastrar por el estrés, mal de este tiempo, marcará la diferencia en tu diario vivir.

¿Por qué?

Porque puede sacarte en ventaja, ya que determina superar cada instante adverso, al…

Estar consciente de que, sin importar lo que suceda, siempre saldrás airoso, porque…

Ante situaciones tales como una pérdida económica, un desengaño amoroso en una relación donde lo diste todo, la pérdida de un trabajo, un robo…

Siempre vivirás emociones como rabia, disconformidad, celos, angustia y hasta depresión, es inevitable que no te afecte, sin embargo…

Las cosas tienen el valor que tú les das

Desde mi experiencia personal puedo sugerirte lo que me ha funcionado.

No te tomes nada a pecho, por difícil que parezca no debes olvidar que todo pasa. Así lo irás superando sin que te afecte demasiado. Siempre he creído que…

Las cosas tienen el valor que tú les das. Aquello de lo que te quejas, comentas, temes y rechazas se te puede convertir en tu propio monstruo…

Réstale importancia, apura el trago amargo, así tu paladar será menos maltratado… la sensación de amargura será más ligera.

Por lo que el golpe te afectará menos. Al no prestarle tu atención, se minimizará…

No te dejes robar la tranquilidad

Mientras estés en el proceso no pienses en ese asunto. Practica, a modo de terapia, algo que te agrade mucho, que te llene, ya sea escribir, leer, caminar cocinar, oír música, qué sé yo…

Y si no tienes un hobby, descúbrelo, será tu más útil herramienta para mantener tu mente en paz y tranquilidad.

Pon ese suceso a un ladito, en stand by, date el chance de vivir el desenlace, antes de echarte a morir.

Espera… mira a ver cómo se desenvuelve, entre tanto pides a tu guía interior que te muestre el para qué. No empieces desde la autocompasión a berrear preguntándote una y otra vez, ¿por qué a mí?

Recuerda que nada es casual, sino causal y que para todo cuanto nos ocurre hay un propósito.

Mantente en actitud positiva, recuerda siempre que todo conspira a tu favor, Dios nos ama, a veces nuestro peor enemigo es nuestra propia mente y desde nuestros temores construimos fantasmas donde no los hay y pasamos a vivir en modo supervivencia y el mundo se nos puede venir encima…

Vive en modo agradecimiento

Analiza lo que te haya ocurrido con objetividad y siempre encontrarás algo que agradecer, algo bonito aún en medio de lo malo.

Haz uso de los beneficios que te dejó esa situación que ahora te roba la paz, sin culpa ni menoscabo, al tiempo que ignoras expresamente lo desagradable.

Actúa con mente abierta, no te cierres, las crisis o el motivo de desestabilización no durará eternamente, nuestro Creador no nos da más de lo que podemos soportar y siempre te traerá nuevas oportunidades.

Agradece lo bueno y lo no tan bueno, lo deseado y lo no deseado, pero no lo hagas por deporte, hazlo desde el corazón, y entonces ocurrirá la magia y las bendiciones te arroparán.

Procura mantener relaciones armónicas en tu entorno, actúa con sinceridad y empatía.

Si lo logras los demás también serán más tolerantes y mejorarán las relaciones interpersonales en pro de un bienestar general.

La resiliencia es un proceso que necesita de tu concientización, de tu tiempo, esfuerzo y práctica constante para alcanzarla. Te permitirá superar los desafíos de cada día exitosamente.

Si actúas a consciencia, lo lograrás.

¿Cómo ser más resiliente?

Con una actitud mental positiva, con metas claras en el corto y en el largo plazo, con disciplina, cultivando la autoconfianza, aprendiendo de cada experiencia, haciendo ejercicio, cuidando la salud mental, serás cada vez más resiliente.

Las personas resilientes son capaces de expresarse libremente ante las diferentes situaciones adversas que confrontan día a día.

Dicen lo que piensan y sienten sin insultos, ofensas, sin generar daños a otras personas.

¿Consideras que eres resiliente? ¡Autoanalízate! y reflexiona.

Ana Elizabeth Duarte

Ing. Agrónomo UCV 1979. Copywriter Udemis 

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante