Entre cuatro paredes

descarga 33

Después de rehabilitarnos pensé,

que ya no podría caer en tus brazos,

volver aspirar a ti y perderme en el viaje.

La abstinencia no sirvió , mi deseo aumentó.

Sentada mirando la ventana causó,

que tu voz en mis oídos se quedó,

hasta el silencio del ocaso se quebró.

Nada funcionó , ni las melancolías,

tampoco mis falsos días en que

supuse que te habías muerto,

hasta lloré un poco sabiendo que era mentira.

Prefiero quedarme en mi habitación,

alucinando con mi sueño eterno,

viendo que hasta el más mínimo movimiento,

me habla de que aún no te marchas dolor…

Recomendado1 recomendación

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante