EL TEPOZTECO Y LA SERPIENTE

serpiente

Que lo creas o no me importa poco

lo contó mi abuelo por lo tanto es cierto

que en los barrancos de Chalmita

donde abundara el ahuehuete

ya largos años hace que habitó un demonio

bajo forma de serpiente

Proveniente del mismo averno salió de alguna gruta

veredas abría al moverse de tan fabuloso su tamaño

dicen que hasta plumas en la cabeza le brotaban

y escamas tan duras como roca la cubrían

Eran tan fieros los silbidos que emitía

que erizaba la piel de tan solo oirlos

en su vientre insaciable desaparecían

desdichados que la tarde sorprendía en despoblado

y a los corrales se acercaba devorándose al ganado

no faltaba quienes desesperados o fanfarrones

fuera a su encuentro blandiendo azadones y machetes

pero niguno pudo regresar de ese trance

e inútilmente a sus familias enlutaban

Era tal la situación de propios y forasteros

el engendro poco a poco iba diezmando poblaciones

pero el Aztlán apiadado insufló de aliento a un héroe

como de muchos es sabido se conciben en mi suelo

era éste un mozo aguerrido, de nacimiento tepozteco

Afligido por las penas y duelos de sus hermanos

hacendo caso omiso de sus seres más queridos

decidido se cubrió del cuello a las rodillas

bien sujeta una armadura hecha con cuchillos

salió el joven esa tarde reluciendo como el rayo

los cuchillos y un machete que llevaba en cada mano

por entre peñas y barrancos atrajeron a su destino

En noche ya avanzada tuvo su encuentro con la bestia

no tembló al encararlo mas su mirada lo dejó hipnotizado

y así paralizado no podía atacarla ni defenderse

sabiendo entonces que la vida perdería

suplicó al cielo que en vano no lo fuera

el monstruo en un instante abrió las fauces malolientes

engullendo poco a poco al valiente tepozteco

luego satisfecha fue a esconderse entre los cerros

Los ácidos, ante los que tantos sucumbieron

no hicieron mella en los puños

que la providencia revistió con fuerza sobrehumana

al intestino maldito los cuchillos sujetos a su cuerpo

a la serpiente fueron rasgando conforme lo tragaba

mientras con los machetes, el carcomido tepozteco hizo trizas

el pueblo sobrecogido escuchaba sus silbidos espeluznantes

cuando las sombras se levantaron ya la serpiente agonizaba

los angustiados pobladores entonces respiraron aliviados

por el alma del valiente se elevaron salvas y oraciones

para recordar su fe y sacrificio ahora queda éste escrito

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante