DEMORA

Heme aquí, no sé como explicarlo

todo empezó mirándome al espejo

una iradiesencia reflejaba también

el contorno de tu rostro

afuera

el repentino estrépito de la lluvia me azuzaba

¿Quién más me custodia a la distancia?

-Es preciso aguardar la noche- cavilaba

El preticor se coló por los resquicios

y hendiduras

confabulando

eran el preludio, la ambrosía

el néctar prometido a la silente mariposa

¿Quién más posee entre sus labios

ese efluvio que tanto me deleita?

-Es preciso aguardar la noche- murmuraba

Las cortinas

replegadas al cristal

impúdicas dibujaban la silueta

de tu cuerpo entre las sábanas

mis manos por inercia

palparon ansiosas el engaño

¿Cuáles otras, audaces,se aventuran a la hoguera?

-Es preciso aguardar la noche- repetía

El agua de la calle

formó un arroyo que corría abrupto

tropezando y arrrastrando cuanto hallaba

así avanza el fuego por tus venas

cuando excitado logras apresarme

un hormigueo intenso me recorrió toda

¿Quién si no tú recorre indómito mis entrañas?

-¿Es preciso aguardar la noche?- preguntaba

Cual si reprendiera mi molicie

el oportuno retumbar de un trueno

contestó rugiendo que me apurara

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante