¿De dónde viene la Rosca de Reyes?

rosca reyes 1

La gastronomía mexicana se distingue por la presencia de platillos estacionales que se preparan en honor a diversas festividades, tanto cívicas como religiosas. Un ejemplo de esto son los chiles en nogada, que se elaboran para conmemorar la independencia; los dulces de alfeñique o el pan de muerto, típicos de los Días de Muertos; los romeritos y el bacalao, tradicionales de la Navidad; y la rosca de reyes, dedicada a celebrar la Epifanía.

Gran parte de este calendario festivo-religioso fue introducido con la conquista y conmemora la llegada de los Tres Reyes Magos para visitar al niño Jesús. El 6 de enero se encuentra asignado en el santoral para rendir homenaje a estas figuras. Sin embargo, la celebración difiere de lo que conocemos actualmente, ya que solía ser el día de la “levantada del Niño”, cuando se retiraba la figura de Jesús recién nacido del pesebre colocado el 24 de diciembre. Aquel que realizaba esta tarea se convertía en el compadre de la familia y adquiría el compromiso de presentar al niño en la iglesia el Día de la Candelaria, el 2 de febrero.

Una de las costumbres asociadas a esta festividad era la realización del “baile de los compadres”, en el cual se sorteaban los nombres de amigos solteros para formar parejas. Con frecuencia, estos encuentros llevaban a compromisos duraderos.

Cabe señalar que ni en España ni en el resto de los países hispanoamericanos existía la rosca de reyes, ya que su introducción tuvo lugar después de la independencia con la llegada de comunidades extranjeras. Fueron los franceses, de la mano de sus pasteleros, quienes incorporaron el pan en sus comercios. Todo indica que esto ocurrió gracias a los hermanos Juan Bautista y Francisco Frisard, quienes fundaron una fonda llamada “Casa Frisard” en Tacubaya alrededor de 1842.

Poco después, Francisco se independizó para establecer su propio negocio, primero con “La Sociedad del Progreso” y luego con el “Café de las Damas”. Más tarde trasladaría su negocio a un hotel de su propiedad en el Coliseo Viejo, al que llamó “Hotel y Café de Paris”. La reputación que había ganado entre el público capitalino fue garantía de éxito para su negocio, ya que ofrecía un postre a elección después de las comidas. Incluso tenía una fonda temporal en Tlalpan que abría en los días de la famosa feria. Este negocio estuvo en funcionamiento hasta 1854, con la muerte de Francisco a la edad de 45 años, quedando a cargo de su viuda, Juana de Frisard, quien lo mantuvo abierto hasta 1867, cuando decidió venderlo al señor José de Zúñiga, el cual optó por mantenerlo como cafetería.

Francisco Frisard posiblemente sabía de la costumbre mexicana de elaborar panes dedicados a las celebraciones de los santos, y se le ocurrió aprovechar la situación para hacer un despliegue publicitario de sus postres durante las festividades dedicadas a San José el 19 de marzo, San Juan el 24 de junio y a San Pedro y San Pablo el 29 de junio. Esto lo llevó a cabo desde los años 1852 hasta 1854. La primera referencia que encontramos es un anuncio del 6 de enero de 1853 en el diario “El Siglo Diez y Nueve”, donde promovía su amplia variedad de pasteles sin mencionar específicamente la rosca. Esta promoción se repitió después de su muerte por parte de su viuda. Fue en 1856, en un anuncio en el “Monitor Republicano”, cuando apareció por primera vez la referencia al “pastel de reyes”. Es importante señalar que ya existía la presencia en España del “roscón de reyes” 14 años antes, gracias a un pastelero francés en Madrid.

Para el cierre de la pastelería en 1867, el pan había ganado tanta popularidad que pronto pudo ser suplido, primero por la misma comunidad francesa que ya lo producía por tradición, y sin duda, por el público mexicano que lo adoptó como parte de su costumbre.

En 1880, los diarios ya registraban una amplia presencia del roscón de reyes en las ciudades de provincia, convirtiéndose en una costumbre respaldada por la Iglesia, lo que propició su arraigo en la sociedad. Según un artículo del diario “El Centinela Español”, se consumía después de realizar el baile de los compadres la “gâteau des rois”. Desde su proliferación hasta la actualidad, el “pastel de reyes” experimentó una transformación en relación con la repostería francesa, al darle al pan una forma de rosca derivada de unos panecillos de la época virreinal. Por esta razón, a finales del siglo XIX desapareció su denominación como pastel, y en la primera mitad del siglo XX también lo hizo la de “torta”.

Una de las razones de su éxito fue la conexión entre la rifa del baile de los compadres y la costumbre de colocar el haba en el pastel original. Por lo tanto, a principios del siglo XX, esta costumbre era exclusiva para los adultos. Sin embargo, otra modificación significativa fue la sustitución del haba por un bebé de porcelana. Según los periódicos, era común que, para evitar dar un regalo al afortunado que encontrara el haba, este se lo tragaba. Por lo tanto, con esta modificación, el (des)afortunado se lo pensaba dos veces antes de hacerlo.

Se sabe que a partir de 1894, el baile de los compadres comienza a desaparecer como costumbre, llegando a su fin en el primer tercio del siglo XX. Por lo tanto, el 6 de enero, la rosca de reyes comienza a convertirse en la protagonista de la celebración, y el muñeco se convierte en el reemplazo de la rifa para elegir al padrino del niño Dios para el Día de la Candelaria. Con ello, observamos cómo las costumbres cambian en consonancia con la sociedad, no permanecen inmutables y son susceptibles a las modas de los tiempos. Con el paso de los años, estas festividades se enriquecen o incluso se deforma el sentido con el que se llevaban a cabo. Lo que no cambia es que su existencia se debe a la necesidad de las diferentes sociedades de tener espacios para el ocio y la fiesta, rompiendo así con el ritmo de lo cotidiano.

Gracias por su atención y los espero en la siguiente lectura.

Federico Flores Pérez.

Bibliografía: Enrique Tovar Esquivel. La rosca de Reyes. Herencia de la repostería francesa del siglo XIX, de la revista Relatos e Historias en México no. 159.

Para más contenido histórico o para opinar del tema, visita la página de Facebook: https://www.facebook.com/profile.php?id=100064319310794

Si te gustan los artículos, leer mas de los publicados en el blog y apoyar al proyecto, vuélvete un asociado en la cuenta de Patreon: https://www.patreon.com/user?u=80095737

Únete a Arthii para conocer a mas creadores de contenido siguiendo este enlace: https://www.arthii.com?ref=antroposfera

Los inicios de la crisis del cine mexicano.

Imagen:

Izquierda: Anónimo. Pastelería El Globo, principios de siglo XX.

Derecha: Rosca de reyes. Fuente: https://www.kiwilimon.com/blog/historia/la-historia-detras-de-la-rosca-de-reyes

rosca reyes 2

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante