Confesiones (1)

Qué ganas de llevarte al parque y jugar como lo hacen los niñitos, porque que lindo era ser uno de ellos. Perdernos en un juego el cual quise no nos sabíamos las reglas, pero nos interesaba la diversión, solo con la idea de estar en compañía de aquellos que eran buenas personas. Siento mucho no haberte conocido antes o haberte hablado en su tiempo, sin embargo, creo en la esperanza.

Esperanza de tenerte abrazarte y poderte dar eso que buscaste en otra persona, pero no conseguiste, esos ojos en los que pensaste perderte alguna ves mientras gatas tu tiempo en ese gesto, ser quien te espera con ilusión fuera de la puerta en tu casa para salir a caminar, comer un helado, hablar cualquier tontería que se nos ocurra. Sé que ahora eso no es posible, porque no sientes por mí lo que yo sí siento, pero te aseguro que no me rendiré hasta alcanzarte.

Somos como las estrellas en el espacio, una lejos de la otra, a mío años luz quizá, pero me voy acercando a ser unas de las estrellas más cercanas a ti y girar en tu mundo como el sol hace girar a las estrellas de nuestra galaxia y volverme tu fan número 1, sin temor a ser reemplazado.

Puede que el adelanto sea lento, pero te aseguro que no habrá otra persona en mi mundo que piense más que en tí. Hoy es un día nuevo y estoy ansioso de volverte a ver, sentirme completo al mirar tus ojos color café y esa sonrisa que enamora a cualquiera, además de tu actitud. Hoy el parque está desierto y me imagino contigo en los columpios, hasta entonces solo serás parte de mi imaginación, una ilusión a la espera de ser convertida en realidad

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante