Autobiogtafía Azul de los Paganos del Gris y la Sirena Amazónica Casi Rosácea (Estrella azul hacia el dragón) Parte 8

Blog Azul

Trinidad de galaxias jaulas

Pt. 1

Autor: Joaquín Arenoso

Publicado en Arthii, derechos reservados

Si fuera una canción,

el disco se llamaría:

Desenjaulando galaxias

y esta parte, una canción, llamada:

Desvirgar un vacío para llenarlo del Todo

Estaba la señorita galaxia jaula de la mente. También la muchacha galaxia jaula carnal. Y aún sigue estando la mujer galaxia jaula espiritual, que es mi mujer.

La primera tenía lo suyo de carnal. Como buena gen del barro confundía sexo con unión. Pero sus estrellas eran muy mentales. Viajaba de una a una enredada en el caos gregario. La gravedad de su galaxia era la fuerza del consenso social y las voces foráneas confundiéndola, parecido a mi mujer. A veces, por ejemplo, sentía celos de otras galaxias con respecto a la galaxia con la cual creía haberse fundido. Se había desvirgado en dar su útero triangular a una galaxia que en ese momento era una galaxia aventurera de las fallas de todas las galaxias. Entonces la galaxia desvirgada se atrapaba la mente en sentir celos de galaxias. ¿Las otras galaxias eran más bellas (carne), más inteligentes (mente), más cultas (mente), más atrayentes (mente, carne, espíritu), más sabias (mente y espíritu), más eruditas (mente), más seductoras (mente y carne), más mentales (mente)?

Y volvía loca a la Galaxia Encontrar las Fallas Sin Percatarse. ¿Me vas a dejar por otra más bella, te irás a recorrer la inteligente, buscarás una con más cultura, te irás con la que te entiende mejor que yo, te irás con una más grande, buscarás alguna en la facultad, te va a mover el piso una que sepa bailar mejor, querés una filósofa?

Y así pasaba el rato entre esas dos galaxias. La Galaxia de las Fallas encontró una seductora mental. Era una galaxia que aprendía psicología en todas las mentes de sus estrellas y entrenaba Pilates con ellas. Era la Galaxia Gran Hermano, flasheaba con que Google no estaría mal que controlara absolutamente todas las vidas. En una de sus estrellas había puesto la conciencia de 1984 de Orwell. Y estaba re loca, pero tenía lindo cuerpo. Galaxia Fallas dejó a Galaxia Temerosa y se acostaba en las órbitas de ella y la otra. No le parecía mal. Galaxia Pilates y Psicología se enojaba al jugar al pool, se ponía a pensar si sus estrellas tenían los trastornos que estudiaba, se veía reflejada por la luz de un trastorno estelar en su propio centro galaxial. Se daba cuenta que estaba un poco loca de todos los trastornos… pero tan solo un poco loca. Galaxia Fallas vio la falla de que estudiase psicología, de que su cuerpo no lo llenaba, y que amaba a Galaxia Fui Su Primero. Dejó a Galaxia Trastornos, y ni le dijo chau. Estudiaba tanto la mente porque su mente no le funcaba.

Después todo fue muy lindo con Galaxia Fui Su Primero, pero ella no estudiaba su mente, dejaba que fuera una jaula. De a poco se quitó de encima ciertas cosas. Se empezó a considerar bella, se dio cuenta que era inteligente, empezó a cultivarse, se empezó a vestir con lencería, aprendió de las experiencias, se dedicó a su carrera, jugaba mejor al sexo, se auto observaba. Y cuando salió un ratito de la jaula mental, investigó los secretos de Galaxia que la Desvirgó, y se aterró de los demonios que orbitaban entre sus estrellas. Lo peor que pudo hacer es mostrarle uno de esos demonios a su amigo Asteroide demonio de una galaxia de inconsciente colectivo. Galaxia Fallas no quería mostrarle los demonios contra los que batallaba a un demonio, de un modo vidente. No le perdonó eso a la gen del barro. La dejó. A las cinco meses la perdonó, y ella, que había madurado, estaba con Luna Colectivera Celosa. Al fin un astro la celaba, pero nunca una Galaxia. Galaxia Fallas Sin Percatarse pasó a ser Galaxia Otro Recorre la Galaxia que Primero yo Recorrí.

Así que tuvo que sufrir el dolor que cualquier galaxia que quiere ser cosmos necesita: que la galaxia que liberaste de un montón de cosas se aleje en el espacio y no la puedas ver nunca más. Hasta el día de hoy El Cosmos Paralelo Instrumento no la vio.

Y es mejor así, porque una vez que liberaste a una galaxia de tu gravedad, es mejor dejarla recorrer nuevos horizontes.

Paranoia Trina Pt. 1

Viejas historias empolvadas en el vacío

Como ya he dicho, tal vez el siempre haber estado elevado a otros planos de modo inconsciente, y mi paranoia de mi psicosis latente y subterránea que no se manifestó hasta tiempo después, me hacía creer que con Asteroide de una Galaxia del Inconsciente Colectivo estábamos conectados de un modo especial, algo más que una mera amistad. En mi psiquis, mi subconsciente, mi espíritu, y mi alma, creían que lo que publicábamos en Facebook era una señal que recíprocamente nos enviábamos. Algún mensaje, algún simbolismo, algo a descubrir. Tal vez era para que siguiéramos conectados y sin hablarnos entendiéramos nuestros conocimientos y floreceres espirituales a través de eso que escribíamos. Era para todos y para nadie. Pero, para mí, sobre todo escribíamos para que el otro leyera lo que estaba pasándole a uno. Así que un día llamó mi atención el que él escribiera sobre una canción que yo le dije era mi favorita de un disco muy emblemático (ya diré por qué) y que él no la consideraba tan buena; una frase que la traduzco al español: “Es por estas personas ordinarias, que estás esperando ser libre”. Me pregunté, ¿se lo dice a sí mismo, me lo dice a mí? En esas épocas yo le decía que mi novia, La Que se Infravalora, me ataba a no volar. Pudo ser un mensaje para mí. Pero yo siempre fui libre, con esa novia del momento, yo volaba, en realidad lo que nos pasaba es que ella no podía acceder a mis vuelos. No tenía ni la capacidad, ni la conexión. Su único hobbie era tener celos de mí. Quizá El Adolorido, me decía eso por la que fue mi novia, o no. No lo sé.

Y ayer a la noche me puse a escuchar el disco. Relato aquí las frases que yo le decía a Asteroide de una Galaxia del Inconsciente Colectivo que más me gustaban del disco. Este disco es especial. Debo admitir que Asteroide de una Galaxia del Inconsciente Colectivo era siempre el que solía descubrir nuevas cosas, yo siempre me alimentaba de lo antiguo, como la Ilíada y la Odisea. Pero en esa época me gustaba manejar mi universo según lo que yo quería. Él en cambio tenía esta hambre insaciable de buscar de modo autodidacta nuevas cosas. Siempre creí que él no tiene una verdadera curiosidad. Lo que yo creo es que como reniega del sistema (no tuvo fuerza para terminar el secundario y falsificando mi analítico es que consiguió sus trabajos; algo que jamás me agradeció sin rencor) y tiene todas esos humos en la mente con respecto, justamente a eso, el sistema; no entiende que el sistema es el hecho de no matarnos y comernos, y que inevitablemente debés entrar en él, sea estando a un costado del camino, o trasformando seres; por eso digo que no tiene curiosidad. Lo que él quiere, según yo entiendo, es demostrar que no necesita adentrase en instituciones para tener “conocimiento de mundo”, algo que, para mí, es una cosa que no adjetivaré. Aquellos que comen demasiado alimento del mundo se tornan soberbios o por dentro se creen mejores.

¿Su hambre de conocer lo artístico y cultural es para tapar el hecho de que en realidad su interior es un desierto, vacío; sin control emocional, sentimental, y álmico de sí mismo, por eso tiene tantos mambos e incapacidades de ver las cosas, pobre Asteroide de una Galaxia del Inconsciente Colectivo? Él no sabe ver. Él cree ver, pero solo mira. A veces su desierto es un jardín, (qué pena me da decir que es cuando sufren los demás). Si cambió desde que se alejó, no lo sé. Solo puedo decir una cosa ahora: no quiero esta boludez u oscuridad que no me pertenece

Entonces, ese intento de llenar el vacío existencial primero con arte y cultura, luego con filosofía y música, después con espiritualidad y mitología; y en el último tiempo con ocultismo y esoterismo, lo ha llevado a donde está. A perderme, o a que dejemos que vivamos sin esa conexión tan linda que tanto mal nos hace.

En esa búsqueda el encontró la serie: “How I met your mother”. Es decir: “Cómo conocí a su madre”. Admito que yo soy ingenuo, no me preocupaba por descubrir porque toda experiencia externa, todo acontecimiento natural, cada colibrí que veía, y el intentar descifrar este efecto mariposa en las cosas, mis premoniciones, el cultivo de mi interior, el plan cósmico, las señales, ocupaban todos mis estudios. Los estudios de mi propio ser. Y por ende no buscaba series, buscaba conexiones entre Demián de Herman Hesse y una oruga. Y me la recomendó y en mi ingenuidad de esa época consideraba a Asteroide de una Galaxia del Inconsciente Colectivo un gran conocedor de la vida y de lo que importaba; él era mi referente, mi guía a la par, el que me enseñaba cosas a descubrir. Así dejaba que fuera, así era nuestra relación de amor. Amor mío, odio a veces suyo, perdón. En el fondo él me recomendaba cosas para que yo en mi interior me sintiera un ignorante. Y sí, me sentía, pero a la vez me encantaba serlo. Cuanto más ignorante me sentía, más me deslumbraba que todo es incierto cuando uno no se conoce a sí mismo. Por ende mientras Asteroide de una Galaxia del Inconsciente Colectivo buscaba series y películas, yo buscaba mi verdadero yo mirando un ficus o el océano. Me gustaba releer, con El lobo estepario, El proceso, Los hermanos Karamázov, Iluminaciones, Cumbres Borrascosas, Así habló Zaratustra, Del sentimiento trágico de la vida, Martín Fierro, De Profundis, Poe, tenía suficiente como para indagar en ellos sin buscar más allá. Por cierto tiempo. Hacia nuestros 18 años se dio que en la serie mencionada salía la canción: Una canción simple, de The Shins, de banda sonora del último capítulo de la última temporada que había salido. Lejano me hizo ver el video de la canción y escuchar la letra. Me fascinó, me hizo recordar mi amor platónico por María, busquen Simple song, y el video y me entenderán. Fácilmente puede relacionarse con la espera de toda la vida, como sucede en Cumbres Borrascosas, El amor en los tiempos del cólera, dos libros de los cuales hablaré cuando aborde el tema de María. Y bueno, Lejano me dijo, escuchá el disco entero. Lo hice y busqué las letras. Había ciertas palabras en inglés que tenía que buscar en el diccionario. Nos juntamos en su departamento, le dije mis frases favoritas, traducidas a mi manera:

• Primer canción: “Vos siempre estuviste destinado a ser una daga flotando directo a sus corazones”: Para él significaba que su idea de ser un ser abisal lo reclamaba a perforar el cielo con una aguja que mostrara lo oscuro y soterrado. Para mí era despertar personas, desde lo soterrado y recuperando lo antiguo.

• Segunda: “Y te sentís como un océano siendo calentado por el sol”: Para él solo era una linda frase de sentirse bien, superficial. Para mí era, en tu profundidad, sentir en todo tu ser tu naturaleza de ser hijo no solo de dioses, de polvo, barro, hojas, madera, sino también del sol. Que el sol inundara todo tu ser para entender la lógica del Universo en el cual cohabitamos. Sin sol nada sería nuestra profundidad, sería siempre corrupta y ciega, no podríamos manejar nuestros monstruos.

• Tercera: “El tiempo va a lavar toda torre hacia el mar”. A él le causaba indiferencia, no le preocupaba, ni le interesaba. A mí me hacía pensar que en alguna eternidad, vería cómo Buenos Aires sería comida entera por el mar. Como continentes desaparecerían, y nuevos emergerían. Que nada de la arquitectura que construye el hombre puede desoír el destino que le espera: ser absorbida por el mar, y solo el buceo dentro de miles de años, si sucede, será el que nos muestre lo que serían las nuevas ciudades perdidas, las nuevas Atlantis; algunas profecías y misterios del pasado son premoniciones del futuro. La frase que a él le gustaba era la que dice que el camino de oscuridad no debés transitarlo solo. Y yo entendía que él no podía salir de su vacío existencial sin mi ayuda. Y así me tomé la responsabilidad de conocer sus monstruos para ayudarlo a dominarlos. Nunca lo logré. Tengo un verso escrito por ahí: tenemos las manos deshechas de contener esos monstruos, quieren batirse a duelo, y nos maniatan y rompen las manos, pero no los soltamos. Lo escribí pensando en un monstruo de una amiga; con el |: “Soy un simple hombre con un corazón honesto”. A Lejano le interesaba el asunto de la canción que plantea cómo enseñarle algo a una mujer desde lo místico. Yo solo recordaba que a La que se Infravalora, mi exnovia, le había declarado que debía conocer a María para que mi corazón estuviese en paz. Y que yo en todo aspecto era honesto. A él le molestó mucho, porque él hacía cosas a escondidas, con tal de crear su caparazón, su no poder dejar de ser un adolescente. Yo, en cambio, no tenía nada que esconder, ni espiritual, ni de mis sentimientos o forma de actuar. Nunca le presté demasiada atención a esta canción, pues para mí no era novedad estar despierto y mostrarle a una mujer cómo son las cosas. Ellas lo aprenden sin que uno a veces lo sepa.

• Quinta: “Contando historias de nuestras posibles vidas”. Ejercicio que hacía con María, proyectando futuros juntos. A Asteroide de una Galaxia del Inconsciente Colectivo le gustaba: “He sido egoísta y lleno de orgullo. Ella sabe profundamente que es un niño chico”. No entendía que su desamor no era eso, pero él creía que sí. Él luchaba con sus demonios, yo no los tenía; jamás los tuve. Es más, adelantando algo, los espíritus en mis ensueños siempre los rehuía, porque eran malvados y no quería acercarme; los buenos espíritus se presentaban ante mí en carne y hueso. La canción prosigue diciendo que ella de todos modos valora su parte buena. Lo único que entendí de ese quilombo mental suyo, es que todos tenemos un niño interno; y si nuestra mujer u hombre no lo acepta, que se vaya a no jugar a otro lado.

• Sexta: “¿Cómo nos hemos alejado tanto del sol?”. Esta era una de la que más controversias causó. A él no le importaba, él tenía esta creencia de lo abisal y oscuro como primordial, yo en cambio entendía que adentrarse hacia la naturaleza del sol era apreciar el recibir sus rayos, ser bautizado, y comprender que las primeras sabidurías están en nuestro contacto con el sol. Luego, por supuesto, la noche y la luz de la luna. Que proviene del sol, por ende, esto no es más que el ciclo natural de nuestra vida. De noche dormimos, de día estamos despiertos.

• Séptima: Una que no me interesó para nada. Un lamento. Asteroide de una Galaxia del Inconsciente Colectivo dijo ser su favorita, la frase dice que fue tomado por un tonto y sí, fue un tonto. Yo jamás me he sentido tonto. Solo digo que soy tonto en el sentido de que soy un niño además de un adulto y un viejo. Pero tonto ingenuo. La profundidad que él buscaba, estaba empañada por la superficialidad del ser tonto por ser niño; sin entender que ese ser tonto es una causalidad, pero nunca una casualidad. Así lo veía yo, él lo veía como algo esencial y profundo. Algo que lo distinguía del resto de los hombres. Querida muerte, vos que te has llevado a tantos, ¿qué opinás de aquellos que se creen superiores por descubrir que se dejaron maltratar? Te dejo que me respondas después, en una iluminación. Ahora no quiero ahondar.

• Octava: Tampoco me interesó. Asteroide de una Galaxia del Inconsciente Colectivo nunca me dijo nada al respecto de esta canción. Todo lo que digo no sé si es así, si le dije en un mismo momento mis frases favoritas, o se lo dije de a lapsos. Pero sí conozco su mente, su espíritu y alma, y sé más o menos cómo funcionaba su cabeza, la consciente y la no consciente. Por la gran conexión que ya he explicado, y su denudarse ante mí, sin saber que hoy yo me alejo por desearme el mal y que ahora lo dejo algo expuesto al mundo, solo porque debo vomitar, aunque no me guste, pero sí que debo denunciar su falta de amor hacia su actual pareja y uno de sus grandes amigos. Que de eso ya conté o contaré mejor, sobre todo lo de El Seductor de Certezas, que no sabe la gran traición que sufrió.

• Novena: “Porque cada particular historia, es una historia sobre el amor”. Acá debo decir algo. Esta frase la encontré años después, puesto que viendo el contenido de la letra de la octava y la séptima no seguí buscando leer. Solo la última la busqué porque su melodía es mística, esotérica, holística. Trascendente. Su final largo sin voz, con un prolongado “ah, ah” que para mí significa el entendimiento desde el dolor y el placer; solo puse esta frase en Facebook una vez, cuando superé el luto por La que se Infravalora, y noté que todo era un acto de amor. La pareja de Asteroide de una Galaxia del Inconsciente Colectivo fue la única en ponerle me gusta, demostrando que ella me entiende mucho mejor que él mismo. Y como recientemente he escrito y pensado: no existe historia, sea de ciencia ficción o de distopía, que no contenga amor, sea en una pareja, o en la humanidad, o en un zapato. También me gustó, al buscar esta canción, la frase: “¿Vas a dejar que estos estadounidenses (americanos según la letra, a mi gran pesar) pongan otro diente en tu vida”. Y lo que yo entendí es que una mujer para ser libre no puede dejarse llevar por este sueño americano.

• La décima y última canción, muchas frases me gustaron. Por eso le dije que conjunto a la primera, era mi favorita. La primera y la última están en un constante diálogo, la primera anticipa un despertar, la última habla desde él, el resto de las canciones es el proceso a eso. Así entiendo lo conceptual de este disco. Las frases que me gustaron y le dije: “Lo que conozco son las agridulces mecánicas de la vida”. Es decir, ese efecto mariposa de causalidades, ese plan cósmico que es, como dije antes, un camino de placer y dolor, sí, agridulce. Eso es nuestra vida en esta Tierra. Otra: “Debajo de mi sombrero se lee que todas las líneas son imaginarias”. Esto me resonó fuerte cuando lo leí. Si te muestro mi alma, verás que las fronteras y límites de todo tipo solo son imaginarios, el subconsciente está conectado a los otros, en el cosmos todos somos uno y a la vez nada. No existen los límites en otros planos superiores. Él le molestaba que yo dijese eso, pues para él existían esas dos fronteras que mencioné: el mundo abisal, y el mundo de plástico. Le molestaba que esa verdad universal existiera, y él quería buscar otra. Noté el rencor y la envidia que me sentía como si sus ojos despidiesen ese matiz verde de serpiente que quiere inyectar el veneno en el alma. Algo que nunca dejé. El cantautor aclara que esto que dice es algo que debe ocultarle a sus pequeñas niñas (es una verdad que puede matar), y cuando la repite más adelante en la canción dice, un hecho de vida que tengo que enseñar a mis pequeñas niñas (claro que sí, no hay que ocultarlo si queremos ser honestos con esa verdad cósmica y plantear una relación de apertura). Más frases: “Conozco mi puesto entre los insectos y todo los animales […] entre todas las criaturas de la pasarela (dirá después)”. Ser hombre, o más que eso, yo estaba seguro de conocer mi puesto, entre los insectos y los animales es ser el pacificador de animales. ¿Cómo lo entendía de esta manera? Solo por mirar Animal Planet, un programa de vida salvaje de animales, y ver cómo un león criado de pequeño conjunto a un ciervo, no se lo comía. Nosotros podemos hacer que un perro y un gato convivan. El verdadero rol del ser humano en este planeta, para mí, siempre ha sido el de la paz entre las razas vivientes. Se parece a los que creen en Yahvé, que nos dio los animales, pero no solo no los dio para comerlos, suponiendo que Yahvé exista, nos dieron esta consciencia a diferencia de otros animales para que los hagamos vivir en armonía a la vez que en estado natural. El hombre debería poder caminar ante las fieras sin peligro de muerte. Ya cuando dice las criaturas de las pasarelas, son todos los seres mitológicos creados, ya aquí el puesto del humano está en el plano espiritual, su lugar en el mundo de la imaginación es entender por qué se crean los símbolos y seres extraños debido al entendimiento del inconsciente colectivo. No todos saben manejar esa línea delgada. Luego, la frase que más me gusta es la que cuando empecé a hablar de esto él publicó, lo de ser libres. También le molestó que yo no solo la entendiese, sino que la viviese. Y por último y cerrando esta parte de mi confesión, querida Luna, querida Muerte, es todo este rollo: “As de espadas, puerto del mañana, vidas es muerta es vida. Vi una fotografía de la colonia en el 1927, y luego una carta después de las bombas en 1945. Tiene que haber sido un mundo de malvados payasos que dejaron que pase, pero ahora reconozco, queridos oyentes, que vos estuviste ahí y yo también”. Acá hay una gran carga del samsara y del karma. Yo nunca interpreté esta canción como que tenemos muchas vidas pasadas. Voy a opinar: si todos los seres reencarnaran, necesitaríamos un planeta diez veces más grande que Júpiter y ni así alcanzaría. Si nos convertimos en hormigas o escarabajos, ¿cómo podemos reconocer que estuvimos en las dos guerras mundiales? Lo habríamos ignorado todo. Salvo que los físicos cuánticos me demuestren que una hormiga tiene pensamiento humano. Ahí cambiaré de idea. Mi noción, tanto intuitiva como racional y álmica es que: antes de ser gestados, presenciamos toda la historia humana y cósmica, sí estuvimos ahí; como también estuvimos en Alfa Centauro, en el centro de la Vía Láctea, en Agujeros Negros, en otras dimensiones y planos, en el polvo de estrella donde nacen las nuevas; nuestra alma es inmortal, y solo ahora, ayer y mañana estaremos ahí, presentes en una sola vida, donde el karma es matar el yo y renacer con un nuevo florecer, con un nuevo yo, con yo es el otro y el otro es yo; y luego moriremos y volveremos a nuestros otros planos donde ya existimos, por eso vida es muerte es vida. Y volveremos a esos lugares, habiendo estado en la Tierra, creando el Puerto del Mañana: lo que le legamos y dejamos a nuestros hijos. Con la conclusión de que, algunos habrán estado desde el ocultismo, desde el lado de Apofis, y otros, desde el lado de la humanidad. Pero como en realidad creo que reencarnamos, ¿hemos apretado el fusil?

Querida Luna, vos que no sabés, desde tu lado oscuro, que solo te llega información a la noche cuando el sol te da su luz de lo que aconteció en el día, que te cuenta lo cotidiano y al meterse en nuestro sistema te cuenta de nuestro adn álmico, y vos que con esa luz al día le contás al sol lo que viste a la noche, pero no podés acceder del todo a nosotros, te cuento la conclusión de esta parte de la carta, de por qué hablo de este disco sobre mi relación con Asteroide de una Galaxia del Inconsciente Colectivo.

Lo que sucede es que hace una semana o más, mi papá me dijo que en los registros akáshicos debo alejarme de él. Hace ocultismo y me desea el mal como te dije. Desde que no me habla porque está enojado no sé por qué; desde que se fue a otros sitios sin fecha de regreso sin decírmelo; desde que me traicionó sin que me importe; desde que me dijo eso y yo decidí hacer mi vida sin él, estoy mucho mejor y más libre que nunca. No quiero quedarme en su sombra para no lastimarlo. Ya bastante lo he protegido de mi vislumbre, de mi águila que lo ve todo, de mi pulpo dios que puede manejar todos los conscientes; ayer descubrí una gran verdad subjetiva. Escuchando este disco, me di cuenta que yo siempre volé con el águila, y repté con la serpiente, desde siempre he intentado trascenderme y he conocido la verdad cósmica y atómica, siempre soporté el peso de Atlas y a la vez no; siempre tuve el contacto con el todo y la nada y todo lo he hecho sin hacer nada. Y cuando yo le refería mis reflexiones y entendimientos tan simples de las letras de estas canciones a Asteroide de una Galaxia del Inconsciente Colectivo, el sentía la envidia de que yo miraba hacia el horizonte del futuro de mi clarividencia, y él, él solo veía que era un tonto, peo no niño, sino adolescente y nunca adulto. Al fin entendí a aquellos que me envidian. Eso, querida Luna, es la verdad. La envidia que me sienten es porque son tontos. Pero sin juzgar, el alma debe transitar sus tránsitos. No le debo nada a ese ser. Al Asteroide de la Galaxia del Inconsciente Colectivo. Solo respeto y buen viaje.

Esta carta la escribí hace mucho tiempo, pero la hago actual, diciendo que decidido lo que se haya decidido con mi daimon, acá dejo una gran declaración de principios y aunque me gusta la oscuridad, ya no soporto su oscuridad y, ya bastante, estuve veinte años ayudándolo en su oscuridad y ahora no digo que estoy siempre en la luz, pero sí lucho por ella, pero el verde no va a ganar.

Hablando con el perro humano planetario Pt.4

—Es sencillo, Morito. Quien mal anda, mal acaba. Pero tengamos compasión, como buen perro solar que te estoy brindando. Es solo que es importante que vomitemos todo lo que tenemos dentro. Si no nunca podremos amar por…

Un proceso energético burocrático

Con Maribel, cada vez que iba a su casa, solía haber ángeles de todo tipo bailando en los techos y todo tipo de creatura andaba por ahí. Hasta que un día se volvió un infierno. El ojo de la protección azul me decía que el ojo de lo supremo nos vigilaba y que yo debía hacerle entender todo el cosmos a ella. La flor en el centro de la mesa me mostraba todo su potencial. Los chakras en la pared su superación. Todo me hablaba hacia ella. Le dije que tenía que entender que hay miles de demonios ciegos viviendo esta vida haciendo cosas sin querer intentando que nosotros los ángeles de quinta nos liberemos, pero no entendía. Que no comprenda me lastimaba. Es peor un ángel que no te entiende, que un demonio que te deja solo. Tuve que suspender lo de las conferencias del poemario porque ella me necesitaba. Y todo se arruinó. Ella no me causa confianza en la psiquis. Y, aunque todo lleve a ella, como que se llama María y gracias a una revelación estando en la playa supe que María es virgen, eso me da señales. Pero con señales no alcanza. Me convierto en Elohim en su casa y ahora duele. Hace mal. No quiero volverme loco.

Vuelvo a caminar solo, nos dimos un retiro espiritual en nuestra soledad. ¿Ahora qué debo descubrir, sin saber si es ella?

[…]

No, no, no, perdón. Este es mi diario, digo lo que quiera. ¡Lo lamento tanto!

A veces voy caminando las calles y entiendo por qué, usted, señor, está caminando. Veo el caos volviéndose orden. Los entiendo a absolutamente todos. Hay un gran designio que descubro mientras estoy con el éxtasis de la razón de que todo sea como es. No me gusta tener este secreto conmigo. Implica más dimensiones, decisiones antes de encarnar, decisiones encarnados, seres que manipulan hilos en otros planos. ¡Es todo demasiado complejo! Te story was quite clear. La comprensión total es imposible de traducir, ¡basta de intentar!

Soy el perro solar blanco y vos guerrera amarilla no puedo seguir estando con vos. Ya enlazamos mundos, no evolucionamos más juntos de esta manera. Por mí no te preocupes, soy más poderoso que nunca.

No sabés habitar la parte oscura, yo no quiero habitar únicamente la luz.

Hoy, hoy vuelvo a integrar la parte oscura en mí. Quiero estar en el centro. Quizá así te pueda entender. Hay un magnetismo hacia vos que en el fondo me dice que aunque parezca que todo se acaba…sí, se acaba.

Recomendar0 recomendaciones

Publicaciones relacionadas

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¡Descubre los increíbles beneficios de esta valiosa comunidad!

Lector

Escritor

Anunciante